DESTINO

7- VULNERA SANENTUM

CAPÍTULO 7 - VULNERA SANENTUM

POV DRACO

Ya estaba todo planeado, ahora sólo quedaba dar comienzo al plan, habíamos pasado más de dos horas discutiendo el modo y el arriesgarnos a que Voldemort estuviera junto a ella, era lo único que me hacía querer vomitar e ir allí a matarle después.

-Draco iré a ver cuál es su posición si en cinco minutos no estoy aquí, enviad a Dobby a la torre.

-Está bien.

Pasaron los minutos y me agaché junto a Dobby para alentarle.

-Es tu turno ¿vale? Recuerda preguntarle cuándo planea Voldemort hacer la redada eso nos daría unas horas para ir a por ella, no olvides preguntarle, dile que he encontrado el árbol.

-Dobby ten cuidado, si notas peligro desaparece sin dudarlo y vuelves.

POV HERMIONE

Le veía serio e impasible mirando a través de la ventana, esperando cualquier señal de Dobby y le podía entender, ahora más que nunca, cualquiera que le viera diría que su actitud era digna, frívola pero ahora empiezo a conocerle, y el movimiento de sus dedos continuo, por no hablar de su otro puño apretado, así como sus ojos se volvieron azules eso significaba que estaba conectado con Orión, indicaba la tensión.

-Llegará en cualquier momento, ya lo verás.

-Lo sé, por cierto lamento lo de antes.

-Me comporté como una estúpida, aunque la próxima vez enfréntate a alguien de tu nivel Malfoy.

-¿Debo tomarme eso como un duelo?

-Deberías, he mejorado mucho.

-Estoy deseando verl-Salió como un rayo hacia el salón cuando sintió a Dobby llegar y al parecer de una pieza aunque algo tembloroso.

-¿Qué has averiguado?

Ni siquiera le dio tiempo a contestar cuando se internó en su mente desesperado, pero al parecer a Dobby le estaba haciendo daño el poder de su intromisión y cuando íbamos a separarlo fue él mismo quien le soltó con las manos temblorosas y me temí lo peor, entonces le entregó lo que parecía un anillo, era realmente maravilloso estaba dentro de una fina cadena de plata, salió corriendo de la habitación, intenté ir tras él pero la mano de Sirius me frenó esta vez.

-Necesita espacio ahora mismo, si no quieres escenas violentas déjale, Orión le protegerá.

-¿Dobby qué ha pasado?

-Dobby llegó a la torre y la ama Malfoy estaba encerrada en el dormitorio, Dobby se puso nervioso al verla sangrar pero al verme se acercó corriendo, la ama le dijo a Dobby que dentro de cinco días se daría la redada y una carta con el anillo de la familia Malfoy para el amito.

-¿Estaba sangrando?

-Sí, Dobby la curó como pudo.

-Gracias Dobby puedes retirarte a descansar. Hermione será mejor que vayas junto a los chicos a dormir, no hay nada que hacer, volverá cuando esté preparado.

Cuando llegué a la habitación que compartíamos Ginny y yo estaban todos allí expectantes a que contara lo sucedido y así lo hice, lo que les hizo montar en cólera, incluso recriminándome a mí haber permitido que Dobby actuara por él.

-Si esto le hubiera sucedido a cualquiera de nosotros no habríamos dudado en hacerlo.

-Pero él no es uno de nosotros.-Dijo Ron, como siempre contra Draco.

-Su madre está prisionera por ese hombre.

-¡Nos está poniendo en peligro saliendo así con su dragón! No olvidéis de quién estamos hablando no deja de ser Malfoy, todos aquí le conocemos, seguro que ha ido a darle el chivatazo a su querido señor y entonces estaremos muertos.

-¿Te estás oyendo Ron?

-¡Y tú por qué lo defiendes, no olvides que te estuvo maltratando desde que llegaste al colegio, sigue siendo el mismo hurón de siempre y se merece todo lo que le está pasando a él y a su maldita familia!

-¡¿Tengo que recordarte quién me rescató de los mortífagos?! ¿Acaso fuiste tú? No, estabas demasiado ocupado hablando por carta con Lavender como para preocuparte por tu amiga la cual llevaba horas desaparecida.

-¿Así que ahora el héroe es Draco? Hermione ten cuidado, esta vez no puedo darte la razón, es más si pensamos en él, nada nos asegura que no nos falle.-Harry acababa de posicionarse también.

-No puedo negar que él ha cometido errores pero… Harry piensa en si tuvieras la más mínima oportunidad de recuperar a tus padres, de no perderlos acaso no seguirías los mismos pasos de Draco para conseguirlo…

-Está bien, pero por eso mismo ten cuidado, al igual que a uno de nosotros también acabaría contigo de ser necesario para conseguir su objetivo.

ENTRADA LA MADRUGADA…

-¿Deberíamos ir a buscarlo? Está a punto de anochecer.

-Volverá, si algo he aprendido de Draco en estos años es que nunca se rinde Sirius.

-Está bien Severus. -Ya están cerca, puedo sentirle y …

-Severus soy Draco, despéjame la entrada de la casa, no pueden verme llegar así, llego en dos minutos junto a Orión-

-Sirius, necesito ayuda fuera, acompáñame.

En cuanto su padrino le dio su aprobación para entrar con total libertad en el escudo, lo hizo, entró en el área de la casa, en cuanto lo hizo mandó a Orión a descansar, y él debía darse una ducha, justo ahora estaba sufriendo la transformación, y escuchó el ruido de un vaso romperse, y como siempre la inoportuna de Granger…

-Granger será mejor que subas a tu habitación.

-¿E…eso es sangre?

-Sube, ya.

-No hasta que no me digas que ha pasado.

-¿Crees que tienes alguna autoridad sobre mí? No pienso comentar nada contigo.

-Pues entonces tendrás que dar muchas explicaciones, iré a despertar a los demás.

Antes de poder dar un paso hacia la escalera, ya me tenía sujeta fuertemente, empezó a revolverse el pelo, estaba pensando, ¿qué demonios has hecho Draco?

-Nada de lo que te diga puede salir de aquí Granger, y ahora vayamos al granero, allí será más seguro hablar.

-¡¿Qué hace un hombre aquí Draco?!

-Relájate, está inconsciente y ahora mantente callada si quieres saber toda la historia.

UNAS HORAS ANTES

POV DRACO

La cabeza me iba a mil por hora, no podía dejar de recordar la imagen de mi madre demacrada, y llena de sangre, me encontraba en el bosque junto a Orión, todo tipo de pensamientos se me pasaban por la cabeza, desde ir allí y matar a todo el que estuviera delante de mí, a intentar sacarla o incluso terminar con todo de una vez y consumirme, pero necesitaba verla a salvo antes, el problema era la vigilancia y volver a introducir a Dobby era demasiado arriesgado.

Había una forma, era muy arriesgada pero en estos instantes nada me importaba menos, debía romper ese juramento… eso era.

-Orión es hora de que conozcas la casa de los Malfoy.

Fuimos hacia las afueras de Malfoy Manor, conocía cada resquicio de la mansión, cada guardia, cada hora de cambio, Orión se alejó y yo decidí internarme solo o sería peligroso si lo veían, y ahí estaba mi próxima víctima, el señor Goyle, alguien cercano al Lord, pero lo suficientemente débil, era mi turno, IMPERIO…

-Me has capturado soy un vulgar traidor a la sangre que has encontrado merodeando por las afueras de la mansión, me llevarás junto a Narcissa Malfoy, si nos encontramos a tu sustituto en la guardia le dirás que soy un regalo para Bellatrix Lestrange, hoy es su día de caza y tortura y te reirás, vamos, andando, en cuanto me dejes junto a ella y cierres e insonorices la habitación te irás a dormir y no recordarás nada de lo que acabo de decirte.

Orión estate alerta a cualquier problema cuando acabe iré junto al lago, debemos estar preparados, no puedo usar magia una vez dentro, lo notarían.

Y así fue como conseguí internarme, en mi casa, quién lo diría, tuve que tomar una poción multijugos de la habitación de mi padrino junto al cabello del muggle que atrapé, era un riesgo pero pensaba correrlo, por ella, mi pelo platinado era inconfundible, ahora era castaño de ojos oscuros, nadie imaginaría quien era, me llevaba atado, apenas quedaban unos metros cuando aparecieron quienes menos esperaba, padre junto a la loca de mi tía.

-Goyle qué demonios haces con eso dentro de la casa del señor oscuro.

-Es un regalo para usted Bellatrix Lestrange, es su día de caza y tortura.

Mi asquerosa tía puso sus manos sobre mí, desató mis ataduras y empezó a lanzarme crucios, le encantaba torturar, escuchar a sus víctimas gritar, pero si gritaba sería mi perdición, cuatro crucios y cortes por todo el cuerpo después…

-Bellatrix, debemos irnos, el Lord aguarda en el salón.

-Está bien, luego me divertiré contigo asquerosa rata.

En cuanto desaparecieron Goyle volvió a atarme levantándome sin cuidado alguno, y me llevó justo hacia la puerta.

-Cuando vuelva Bellatrix, le dirás que no sobreviví, intenté escapar y me lanzaste un avada, me lanzaste al río y así se acabó.

-Sí.

Así que ahora me encontraba, dentro de la habitación, no podía ser, no había rastro de madre, era imposible, dónde demonios estabas…

Cuando pensé que nunca te vería, saliste de la puerta del baño.

-Madre…

-¿Quién eres tú?

-Soy yo Draco, tu hijo.

-¡Draco! ¿Cómo has conseguido entrar? ¡Por Merlín qué te han hecho mi vida!

-No es nada, tuve una pequeña visita de mi adorada tía, madre no tengo mucho tiempo, apenas unos diez, quince minutos, no más.

-Hijo… lamento haberte metido en esto.

-No lo pienses ni un segundo, he encontrado el árbol, en unos días estarás protegida, allí te cuidarán madre, sólo necesito ayuda.

-El anillo es la clave Draco, en él está el lema de los Black, pronúncialo con él en la mano y cobrará vida el árbol, sólo entonces podrás romper el juramento, con sangre de los implicados.

-¿Cómo conseguir la de padre?

-Hijo a veces me sorprendes por tu ingenuidad, capaz de colarte en una casa llena de mortífagos y no caer en esto, tú llevas nuestra sangre, tú eres el único capaz de romper el juramento.

-Haré lo que sea necesario, prometí sacarte de aquí y eso haré, madre recuerdas las historias del abuelo Abraxas, son ciertas, estoy unido a un dragón, en un par de días estaremos aquí, vendremos con todo para sacarte.

-Siempre lo supe, en cuanto tu nombre salió, Draco, constelación del dragón- escuchamos movimientos fuera- debes irte y cuídate por favor.

-Hazlo tú, dime que no te han tocado, que no te han puesto una mano encima.

-Tranquilo, la sangre sólo fue un castigo, tu padre…

-Pienso acabar con él.

-Tuvo que hacerlo Draco, para confirmar su lealtad, y la tuya, debes darte prisa hijo, vete siento a tu padre cerca, usa este medallón, es un traslador, lo guardé durante años perteneció a tu abuelo, te llevará junto a tu dragón.

-Te amo madre.

-Y yo mi amor, corre.

VUELTA A LA REALIDAD

POV HERMIONE

No podía creer que hubiera sido capaz de internarse sin apenas ser visto en uno de los lugares más temidos del mundo mágico, pero al fin y al cabo era su casa, la conocía a la perfección.

Pero mil preguntas rondaban mi cabeza, quería saber si había roto el juramento, quién era ese hombre, si necesitaba cuidados.

-Abre la boca de una maldita vez Granger no tengo toda la noche, puedo escucharte pensar desde aquí sin necesitar meterme dentro de ti.

-¿Quién es el hombre que secuestraste?

-Andaba por la calle, solo, yo que sé Granger.

-¿Sabes lo que puedes haberle provocado? ¿Eres consciente?

-Sólo le hice quedar inconsciente, le haré volver a su casa, se perdió con la tormenta, su pueblo está a tan solo unos kilómetros, yo mismo le llevaré.

-¿Y las heridas, cómo las explicará?

-Granger, estaba en su cuerpo pero fui yo quien los recibió, el muggle está de una pieza, y ahora si no me entretienes más he de ir a dejar a este en su lugar, espera aquí apenas tardaré unos minutos, la conversación no ha acabado aquí.

En menos de lo que pensaba volvía a tenerlo aquí, estábamos los dos juntos sin saber qué decir, pero el silencio no iba a durar mucho, cogió mi mano y la abrió, en ella puso ¿un libro?

-¿Qué es esto Malfoy?

-Un obsequio de la casa Malfoy, es de magia negra, ocultismo, hay una sección de obbliviate, supuse que te interesaría, ese es mi pago a tu silencio.

-Gracias.

-Bien, ahora es el momento de que vuelvas a la cama.

-Deberías mirarte esas heridas, vayamos dentro.

-Está bien, no me dejarás tranquilo hasta hacerlo, pero tengo mi varita de nuevo Granger no necesito tu ayuda.

Comenzó a quitarse la camisa haciéndome sonrojar, seguramente lo estaría notando pero no me importaba, no ahora, no cuando tengo su espalda frente a mí, es aún más impresionante que la otra vez, está ensangrentada, hice el gesto de acercar mi mano pero él se tensó al instante.

-Vulnera Sanentur.

Para mi sorpresa nada ocurrió las heridas se cerraban pero volvían a abrirse, supurando.

-Es magia negra Granger ese simple hechizo no lo arreglará, quizás sea el momento de que aprendas a curar una herida así, iterum nigrum ... vulnus sanitatem pura

Entonces todas las heridas comenzaron a cerrarse, las de sus brazos, piernas y espalda, aunque las cicatrices permanecían, al parecer eso no se iría.

-¿Qué ha sido eso?

-Un hechizo, la magia negra no sirve únicamente para dañar, también sana es aún más poderosa.

-Cura la herida negra y vuélvala pura… -Olvidaba que eres toda una sabelotodo.

-Ha sido una estupidez irte de esta forma, sin decir nada ¿y si te hubieran atrapado?

-No hagas como si os importara, si es por descubriros nunca lo haría, y no lo han hecho así que no hay de qué preocuparse, puedes estar tranquila.

Hablar con él era una batalla perdida, sería mejor ir de nuevo a la cama e intentar dormir algo.

-Una última cosa ¿Por qué me has traído el libro?

-Si queremos que Potter gane necesitará ayuda, y tú aprendes rápido, le enseñarás bien.

-Buenas noches Draco.

-Nos vemos mañana Granger.

CONTINUARÁ…