Lo Que Antes Fui

Chapter 1

Su familia se caracterizaba por ello. Llevaban varias generaciones que ningún Omega, o siquiera un beta nacía en su seno, solo Alfas. Fuertes y poderosos. La envidia de cualquier familia en el Mundo Mágico.

Y aunque por tradición sus miembros iban a la casa de Salazar Slytherine, él estaba completamente orgulloso de ser un león en toda la extensión de la palabra. Su constitución bien formada, tez pálida, de cabello largo, lustroso y negro, llamativos ojos grises y un aire de "elegancia casual" le daban una belleza aristocrática transmitido a través de la familia Black., muchos podian decir que era como una "bala perdida" y un "caso de desarrollo detenido" pero nadie podía negar qúe era valiente. Leal, intrépido, un tanto resentido y ligeramente desequilibrado, Sirius era muy bueno para soltar retazos de extraordinaria filosofía personal, pero no siempre está a la altura de lo que decia. Fiel a los ideales de un estudiante de Gryffindor. Era un mago talentoso e inteligente, aunque también era bastante problemático, arrogante y travieso, con un hábito de abusar e intimidar personas junto a su mejor amigo, James Potter, hijo unico de una familia sangrepura, le gustaba hacer esto en especial a Severus Snape, un estudiante de Slytherine.

Sirius era conocido como un pesado por aquellos que no eran de su agrado, a veces sin justificación, y un verdadero dolor de cabeza para los profesores, quienes secretamente disfrutaban del carácter desinhibido de su alumno

Así era Sirius Black. Todo Omega o beta suspiraba a su paso y soñaba secretamente que el Gryffindors volcara aunque fuera solo unas fracciones de segundos una de sus penetrantes miradas. En los pasillos del colegio corrían como la pólvora los incontables rumores sobre su vida sexual, activa en exceso, y aunque se decía que cada noche la pasaba con un Omega o beta diferente, era extremadamente cuidadoso para no marcar a nadie. Sirius era un espíritu libre y nadie le quitaría eso. Ese día les tocaba Pociones con los Slytherine y como siempre, los Merodeadores se divertían en grande gastándole bromas a Severus Snape, su eterno blanco

Entro conversando con James sobre el partido que tendrían esa semana contra los de Revenclaw, y aunque James aseguraba que había que cuidarse de las águilas, él estaba seguro que sería pan comido.

- James, te guarde asiento – dijo Lily desde la primera fila

- Nos vemos luego, canuto – dijo este sonriendo y corriendo a sentarse junto a la pelirroja

- ¡Vaya amigo! – protesto Sirius

- Acéptalo Sirius – dijo Remus sonriendo – no puedes competir contra los encantos de un Omega

- ¿Y para que competir si puedo caer rendido ante ellos y disfrutarlos? – contesto con picardía sentándose a su lado

- Dudo mucho que tú puedas disfrutar realmente los encantos de un Omega alguna vez – dijo el castaño sonriendo –. Para eso se necesitaría que fueras fiel a alguien, y eso mi querido amigo, va encontrar de tu naturaleza

- Yo podría cambiar por ti – dijo Sirius inclinándose hacia él con la intención de robarle un beso

- Entonces empieza por cambiarte de asiento – interrumpió Peter

- Yo me voy a sentar hoy con Lunático – dijo Sirius

- Eh… lo siento – dijo Remus haciendo dejando caer los hombros – Peter me pidió que le ayude con los cortes de las raíces

- ¿me estas cambiando, Lunático? – dijo Sirius sorprendido e indignado al mismo tiempo – ¿a mí? ¿a un perro con pedigrí por una… rata?

- Sobrevivirás – dijo Peter sonriendo y abrazando a Remus por lo que Sirius los separo

- No seas infantil – dijo Remus

- Cuidado con esas mano – sentencio Sirius a Peter que tomo a Remus por la cintura

- ¿Porque mejor no te sientas con Severus? – dijo Remus – él es el mejor en pociones

- Si – dijo Peter –. Incluso mejor que Remus o que la propia Lily

- ¿Y por qué entonces no te sientas tú con él? – dijo Sirius cruzándose de brazos

- Ya me intento explicar – dijo Peter – pero más le entiendo a Remus

- Vamos Sirius – dijo Remus –, no seas berrinchudo. Luego nos vemos

- Te lo cobrare – sentencio Sirius señalando a Peter y yéndose a su lugar cuando minutos después el profesor Horace Slughorn al aula

- ¿Alguien sabe en qué consiste la poción eique essentialiter

- ? – pregunto el profesor

- Es una poción para cambiar la esencia misma del ser humano – dijo Severus levantando la mano

- ¿Cómo es eso? – dijo James intrigado – ¿cambia serpientes amargadas con cabellos grasientos en leones irresistibles? – por lo que los Slytherine lo miraron furiosos mientras los Gryffindors reían a carcajadas

- Silencio – dijo Slughorn –. cincuenta puntos para Slytherine, y diez puntos menos para Gryffindors. El señor Snape tiene razón. La poción eique essentialiter

Cambia la esencia misma del ser humano. Para que me entiendan mejor. Aunque está en contra de los designios de Merlín, existen muchos Alfas que quieren ser Omegas o viceversas

- Apuesto a que Snivellus se muere por usar una de esas pociones – le dijo Sirius a Remus que estaba en el asiento de adelante

- Pero quien lo miraría – dijo Peter sonriendo y los otros dos leones se rieron

- ¿Notaron que estoy aquí? – siseo Severus

- Relájate, Snivellus – dijo Sirius sonriendo –. Era solo una broma

El resto de la clase fue de la misma manera con el grupo de Merodeadores burlándose del Slytherine pelinegro

El siguiente sábado era el partido entre Slytherine y Revenclaw, por lo que los merodeadores obviamente estaban en las graderías alentando a las águilas a más no poder. El marcador iba ciento veinte a ciento diez a favor de los de Slytherine cuando con un movimiento rápido las águilas emparejaron las cosas.

- Se me acaba de ocurrir algo para molestar a Snivellus – dijo Sirius sonriendo de pronto

- Ay no, gracias – dijo Remus –, yo paso. Estoy cansado

- ¿Cornamenta? – dijo Sirius

- Él se queda – se adelantó Lily a responder y James se encogió de hombros

- Son unos amargados – dijo Sirius – me voy a divertir solo – y se fue sin mas

- Espero te salga todo al revés – dijo Lily

- ¡También te quiero pelirroja! – se escuchó a Sirius gritar mientras se alejaba

- James tengo sed – dijo Lily haciendo un puchero

- Pero esta en lo mejor – dijo James

- ¿Qué es más importante? ¿el partido o yo? – dijo Lily haciendo la misma cara que James ponía después de hacer alguna broma

- Eso es trampa – dijo James –. No puedes usar mis caras en mi contra

- ¿Funciona? – pregunto Lily sonriendo

- Demasiado – dijo James – debiste ser una serpiente ¿segura no desciendes de Slytherine?

- Olvídalo James – dijo Peter sonriendo –. Yo traigo algo para todos. Ya vengo

En las graderías de Slytherine, Severus Snape estaba aburrido mirando el partido. Había sido arrastrado a un partido de quiddich que no le atraía en lo más mínimo

- Vamos Severus – dijo Lucius –, no seas aguafiestas

- Prefiero irme a la biblioteca – dijo este – además tengo otras cosas más importante que hacer

- No me digas que ya tienes un Omega – dijo el rubio con malicia

- ¡Lucius! – dijo el pelinegro escandalizado

- Espero que solo sea para divertirte un rato – dijo Lucius –, marcar un Omega en esta etapa de nuestra vida sería una irresponsabilidad absoluta.

- ¿Y si fuera miembro de una de las familias más distinguidas del mundo mágico? – dijo Severus – uno como la de… los Black

- Que yo sepa, en la casa Black hace varias generaciones que no nace un Omega – dijo Lucius intrigado

- Yo no busco un Omega que me dé hijos y todo eso – dijo Severus – me conformaría con tener a mi lado a la persona que quiero

- Es un Alfa – dijo Lucius sabiendo de sobra los sentimientos de su amigo –. Nunca va funcionar

- ¿Sabías que los muggles no son como nosotros y aun así están juntos, aunque Merlín se los prohíbe? – dijo Severus

- ¿A qué te refieres? – pregunto Lucius intrigado

- Para empezar – dijo Severus –, ellos no se dividen en Alfas, betas y Omegas. Los hombres solo tienen hijos con mujeres

- Vaya, que raros son – dijo el rubio

- Las relaciones entre dos hombres o entre dos mujeres son muy mal vistas – dijo Severus – como para nosotros lo son entre dos Alfas o dos Omegas, pero aun así están juntos. Incluso hay algunos que cambian su sexo para estar con quien quieren.

- ¿Cambiar su sexo? – dijo Lucius sorprendido – ¿eso se puede?

- Ellos lo hacen mediante cirugías quirúrgicas – dijo Severus mirando hacia todos lados – pero nosotros tenemos pócimas

- ¿Existen pócimas para eso? – dijo Lucius mas sorprendidos aun

- No son muy comunes – dijo Severus –, pero si, existen. La persona cambia su sexualidad completamente. Tanto sus órganos sexuales internos como su instintos cambian, según la pócima que consuma

- ¿Ósea que se puede cambiar de naturaleza las veces que uno quiera? – dijo Lucius

- Claro que no – dijo el pelinegro –. No seas idiota

- ¿Entonces?

- Es irreversible – dijo Severus observando como Sirius se alejaba de sus amigos –. Una vez se toma, no hay vuelta atrás. Sabes Lucius, ya me aburrí. Mejor me voy a estudiar. Adiós

Sirius caminaba por los pasillos cuando algo lo golpeo por la espalda y lo hizo caer bocabajo completamente inmovilizado. Sintió como sus muslos eran acariciados mientras unos labios le besaban el cuello y algo lo pinchaba de la misma manera que una inyección Muggle.

Despertó un par de horas después, en el baño en desuso. Estaba tendido sobre el suelo mientras le dolía su bajo vientre lo indecible. No entendía que le pasaba, lo que sentía no era normal. Lentamente camino hacia su habitación y al llegar a su cama corrió las cortinas y lanzo un hechizo insonorizador. Sentía un frio que se le colaba hasta los mismos huesos. Tiritaba. Vio las sombras de sus amigos entrar en la habitación pero no se sentía capaz de hablarle. De pronto sus sentidos se agudizaron y sus lágrimas caían sin control hasta que el sueño lo venció

Los siguientes días no cambiaron, excepto que no salió de sus cama asegurando que había pescado un resfrió. Días antes, James lo había molestado por haber marcado un Omega, ya que el aroma de este estaba impregnado en todo el lugar, pero él había negado absolutamente todo.

Una noche en la que todos habían bajado a cenar, una lechuza entro por la ventana y dejo una nota sobre su cama

"¿acaso sufres dolores indecibles? ¿Te sientes raro? ¿Ciertas partes de tu cuerpo necesitan atención especial que hasta hace unos días no necesitaban? ¿Sabías que eso es lo que sufren los Omegas cuando se acercan sus celos? Si mis cálculos no fallan, entre hoy y mañana lo sufrirás. Si. El gran Alfa Sirius Black ahora es un precioso Omega y necesita la atención de un Alfa. El ataque que sufriste hace unos días fue para darte la opción de conocer a los seres que tanto desprecias. ¿Quieres el antídoto? Te espero hoy a las once de la noche en el aula en desuso del cuarto piso. Tranquilo nadie sabrá nuestro pequeño secreto, mi precioso Omega. Atte. Tu Alfa, si así lo deseas"