Si los retratos hablaran

Chapter 1

Disclaimer: HP le pertenece a JKRowling

Si los retratos hablaran

.

Capítulo 1

El primer retrato que Harry vio un retrato de ese modo, fue cuando la señora Weasley abrió el paquete anónimo que llegó un día a la madriguera. Ella lloró de emoción cuando Fred sonrió y se movió, saludándola y preguntándole por toda la familia. Cuando todos los demás lo vieron, lloraron también, pero aunque preguntaron, Fred solo sonrió cada vez que le preguntaban quien pintó su retrato.

La segunda vez que vio un retrato como aquel fue para Dennis, donde Collin sonrió tímido a su hermano y saludó. Aunque él tampoco dijo su origen. Tres meses después, Teddy recibió un retrato de sus padres, saludándolo desde ahí a su pequeño bebé y a la señora Tonks.

Poco a poco varios magos y brujas obtuvieron sus propios retratos, y Harry los envidiaba interiormente, hasta que recibió uno distinto a el de Teddy, pero de Remus; y aunque él tampoco dijo nada, le dijo a Harry que su autor estaba más cerca de lo que creía.

Harry intentó averiguar quien era, pero no había tenido pista alguna de quien era hasta que un día escuchó un susurro.

-Ya he intentado pintarte tres veces y no te quedas quieto.

Intrigado por el susurro, Harry se acercó a aquel salón y se aproximó, pero la puerta estaba cerraba.

-Estoy trabajando con ella, lo sabes.

Él pegó su oído a la puerta.

-Todo el tiempo Black y tú juguetean entre sí ¿estás seguro de que te casaste con la persona correcta?-Silencio.-No intentaba ofenderte, solo decía.

Esa voz.

Era Malfoy.

La puerta empezó abrirse, así que Harry se alejó y se escondió lo más que pudo. Malfoy salió de ahí, solo; así que abrió los ojos sorprendido, especialmente cuando el rubio volteó a los lados, intentando ver si había alguien en los alrededores. Cuando no pareció encontrar a nadie habló nuevamente.

-Escucha Potter, tú ni deberías estar por aquí.

Harry jadeó, parecía que el slytherin no le hablaba a él, porque no miraba hacia donde estaba. Empezó a salir de su escondite, cuando lo escuchó reír.

-Estás completamente loco. Lo intentaré nuevamente, solo deja que le envíe el cuadro a Potter. Estoy seguro que le gustara-exclamó suavemente.

Harry no estaba seguro de qué significaba eso, pero Malfoy se alejó caminando sin más, así que lo observó irse desde lejos. Para su sorpresa, una semana después una lechuza bajó en el comedor con un paquete para él.

-!Es uno de esos cuadros!-exclamó alguien al ver el tamaño del paquete.

-¿Para Harry? ¿De quien?

Temblando, Harry desenvolvió el paquete y lo que miró lo dejó sin palabras. Era su madre, en un jardín, rodeada de lirios. Cuando lo vio, pareció llorar.

-Harry, cariño-exclamó melodiosamente.

Apartando la mirada del cuadro, Harry dirigió rápidamente su mirada hacia la mesa de los slytherins, pero donde se suponía que Malfoy debía estar solo había un espacio vacío.

-Es hermosa-exclamó Hermione, devolviendo la mirada de Harry a su madre, y él asintió suavemente antes de acariciar sus cabellos rojos.

-Lo es.