Maravillosa Criatura

Conflicto

10. Conflicto

"Severus"

Hermione oía gritos … ¿gritos?... eran más bien quejidos, gruñidos de angustia… ¿de dónde vienen?...

Luego el sonido se fue haciendo más claro … Crucio… Crucio… Crucio

"No debí ayudarte"

"voy a morir"

"Hermione… Hermione… ayúdame, Hermione"

Los ojos de Hermione se enfocaron en la penumbra de la habitación, parecía que todo estaba apagado, su visión estaba nublada, cegada por una especie de niebla negra.

Severus estaba de rodillas en el suelo, con ambos brazos sujetos por cadenas que iban hasta el techo, reclinado completamente hacia delante, apoyando su peso en las cadenas, su cabello cubría su cara completamente.

"Hermione… Hermione"

Así corrió hacia él, pero cada paso que daba era un gripo más de dolor que salía de él, cuanto más se acercaba más lejos estaba, Hermione paró en seco, las ropas de Severus estaban ya completamente destrozadas y la sangre brotaba de su cuerpo, formando un charco en sus rodillas…

Un paso… un grito

Un paso… un Crucio

Un paso… "¡Para! Hermione" dijo Severus, por fin levantando su cara, dirigiendo su fría mirada hacia ella, una mirada de puro dolor y enfado, una fina hilera de sangre caía por su barbilla.

Un paso… un grito de dolor "Hermione… aléjate de mí…" dijo en un suspiro para luego gritar "¡ALÉJATE DE MI!"

Se despertó en su cama, completamente desconcertada, en su cabeza aún veía los ojos sin vida de Severus, había sido una pesadilla… Estaba en la cama del Señor Oscuro… no podía dejar de respirar con fuerza, el aire no llegaba a sus pulmones, pensaba que se iba a desmayar, su cuerpo temblaba sin control.

Miró a su alrededor y ahí estaba él, el Señor Oscuro… mirándola directamente a los ojos, con la expresión muy seria, este era el momento más íntimo que habían compartido, por lo menos en la memoria de Hermione, aunque a pesar de su mutua desnudez y la cama, su mirada seguía siendo completamente asesina.

Hermione se echó para atrás temblando y con los ojos muy abiertos, al señor oscuro pareció agradarle esta reacción y sonrió, una expresión casi tan horrible como la que tenía anteriormente.

"¿Has tenido una pesadilla, mi pequeña?" preguntó él al final colocando una mano en la mejilla temblorosa de su compañera de cama.

Hermione no pudo más que asentir con la cabeza.

"Ayer estabas fuera de ti… probablemente no recuerdas nada… estuviste muy complaciente" Voldemort bajó su mano y acarició la curvatura de su cadera, un contacto casi como el de una pluma.

Hermione puso una cara de completo horror, no recordaba nada, eso era cierto, pero no notaba nada extraño en su cuerpo, nada diferente, sin duda si hubiera sido… intima… con alguien lo estaría notando.

"sabes pequeña, algunos sueños son premonitorios" dijo él con su sonrisa burlona "eso puede asustar cuando se trata de pesadillas"

¿Qué está queriendo decir?... El pensamiento de Hermione volaba con el abanico de posibilidades ¿le había provocado él ese sueño? ¿por qué el profesor Snape? ¿le estaba amenazando? ¿pero por qué?

"supongo que si no damos motivos para que se cumplan… las pesadillas solo son pesadillas"

El Señor Oscuro se recostó sobre ella y la besó en los labios, era algo cariñoso, ligero, estaba en la línea de la charla cariñosa que estaba manteniendo con ella o con él mismo, no parecían amenazas. Era el beso de un amante. ¿Eran amenazas? ¿Estaba el Señor Oscuro preocupándose por ella?

"¿Entiendes por qué te digo esto?" preguntó él al final, mirándola a los ojos.

"No…" contestó Hermione mirándole, no quería despertar su ira, esta actitud era extrañamente adorable, si no fuera porque estaba envuelta en un halo de peligrosidad… La amenaza

"Venga, es hora de pasear por nuestros dominios" dijo el Señor Oscuro levantándose, con un movimiento de su varita apareció su túnica negra sobre su cuerpo y con otro, Hermione llevaba una parecida.

Hermione se levantó con duda, el Señor Oscuro estaba de pie en los pies de la cama con la mano extendida hacia ella, ella la tomó y él la lideró fuera de sus aposentos.

Hermione se encontró otra vez en los pasillos de la mansión Malfoy, iban en silencio pero no era un mal silencio…

Nagini apareció poco después y se dispuso a caminar al lado de ellos, Hermione había aprendido a convivir con la criatura y con ella también compartía agradables silencios, ahora Nagini se entretenía caminando entre las piernas de Hermione, cada paso que daba ella, la serpiente pasaba entre sus piernas, casi parecía un juego, Voldemort soltó su mano y Hermione iba jugando con Nagini dando pasos más largos, luego más cortos, casi parecía estar bailando con la serpiente, alejándose cada vez más del Señor Oscuro.

Hermione iba disfrutando el momento de calma que hacía tiempo que no tenía y a penas se daba cuenta de lo que ocurría a su alrededor, pasó un par de mortífagos que la miraron curioso, sobre todo al ver la serpiente bailando entre las piernas de la muchacha, Draco estaba un poco más adelante en el pasillo y cuando la vio no pudo ocultar su cara de sorpresa…

"¿Granger?" Dijo más sorprendido que cualquier otra cosa.

Hermione paró en seco, ganando un siseo de protesta de su acompañante, miró hacia atrás buscando al Señor Oscuro que no estaba detrás de ella. "Lo siento… No pretendía…"

"¿Qué ocurre Draco?" la voz de Lucius Malfoy venía desde detrás de Draco, poco antes de que apareciera él susodicho. Su cara al verla imitaba completamente la de su hijo, de tal forma que resultaba… cómico.

"lo siento, no quería ser intrusiva" dijo ella, Nagini se erguía a su lado, llegando casi a la altura de su cadera.

"¡TU… PEQUEÑA ZORRA!"

El grito de Bellatrix sonó como un relámpago en la habitación, Hermione pudo ver a la mujer, por encima del hombro de Malfoy Sr, corriendo hacia ella como una gata enloquecida "El Señor Oscuro te mantiene en su cama y te da una posición…" el resentimiento en su voz estaba claro, cuando pasó a los dos hombres de la casa, Hermione sacó su varita preparada para defenderse " Y TU TE ESCAPAS DE SUS APOSENTOS… MALDITA DESAGRADECIDA"

Un hechizo voló hacia ella y Hermione lo rechazó con relativa facilidad, lo que enfureció aún más a su enloquecida adversaria …Un rival enfadado es un rival fácil… eso lo había dicho el profesor Lupin en varias ocasiones…

"Cru…" comenzó Bellatrix pero el hechizo de Hermione fue mucho más rápido "Palalingua"

Si fuera tan fácil…

Bellatrix incluso sin poder hablar era una adversaria terrible, Hermione no podía hacer más que defenderse hasta que Bellatrix no pudo sostener el ritmo más tiempo, ese vigor del enfado que tenía estaba fallando y Hermione pudo dejar de defenderse un momento para lanzar un hechizo "Petrificus totales" y ahí estaba parado, la bruja más temible del mundo, vencida por su enfado y por hechizos infantiles.

Hermione pudo mirar a su alrededor, la familia Malfoy al completo estaba completamente boquiabierta, mirando a la mujer en el pasillo y a Hermione, que tenía una mezcla de sensaciones entre miedo y orgullo.

"Nagini" dijo una voz a su izquierda, la voz del Señor Oscuro.

La serpiente en cuestión se levantó desde el suelo y se lanzó directamente sobre la garganta de la mujer petrificada, mordiendo su piel.

"Nadie se atreverá a atacar a mi compañera… Si alguien lo hace recibirá su ira y la mía"

En este momento Hermione fue consciente de la cantidad de gente que se había reunido a su alrededor, tanto detrás del Señor Oscuro como al otro lado del pasillo. Todas las miradas en ella, otra vez una extraña sensación de miedo y poder.

Voldemort se acercó a ella, mirándola directamente a ella, cuando estaba a su lado se agachó y besó sus labios cariñosamente. Un sonido de sorpresa sonó entre sus espectadores y en cuanto el Señor Oscuro se separó, lo primero que vio Hermione fue la cara de horror de Draco.

"Sigamos nuestro paseo" y el Señor Oscuro siguió hacia delante, sin mirar a nadie en concreto y Hermione fue detrás de él, con Nagini en sus pies, imitando a su señor, no miró a nadie mientras desaparecían al final del pasillo.

Hermione ya no tenía ganas de juegos, Nagini seguía reptando entre sus piernas, pero la mirada de Hermione seguía hacia el suelo, Voldemort no dijo nada, caminaba frente a ella, su mirada seguía fija hacia delante.

Fueron a la habitación del trono, ese gran espacio con ese estúpido y falso trono ahí puesto, a Hermione no le gustaba nada este sitio.

"no me gusta esta habitación" dijo ella, sorprendiéndose a si misma.

El Señor Oscuro sonrió, una auténtica sonrisa "podrás hacer los cambios que quieras", con esas palabras, se sentó en el trono e hizo un gesto con la mano para que Hermione se acercara más a él. Hermione se colocó justo en frente del trono y permitió que el Señor Oscuro la levantara y la sentara en su regazo.

Él se echó hacia atrás, y ella se quedó ahí colocada contra su pecho… respirando en la presencia del Señor Oscuro en su momento más relajado.

"lo has hecho bien… lo has hecho muy bien" dijo él acariciándole el pelo.

"¿qué va a pasar con Bellatrix?" preguntó Hermione

"esa mujer tiene valor en la guerra, pero no en la paz, y aunque aún no estemos en un periodo de paz, es hora de empezar a hacer política, su imagen no es adecuada" dijo Voldemort como si estuviera hablando consigo mismo.

"pero eso no quiere decir que tenga que morir" Hermione le estaba mirando a los ojos y él solo le devolvió la mirada, dejando claro que la vida de Bellatrix ya estaba perdida, la mordida de Nagini no tardaría en hacer efecto y el único capaz de curarla no iba a hacer nada para detenerla.

Alguien llamó a la puerta, Hermione hizo un ademán de bajarse de su regazo, pero el Señor Oscuro la sostuvo, con un toque de su mano abrió la puerta y al otro lado, estaba el profesor Severus Snape tan alto y tan oscuro como siempre, su cara no pudo contener la sorpresa de verla ahí pero no tardó mucho en componerse.

"¿Tienes lo que te pedí?" le preguntó el Señor Oscuro a su siervo

"Sí Señor" contestó Severus serio y pasando dentro de la habitación

"Ve a por ello" dijo Voldemort en el oído de Hermione, esta se levantó y se dirigió hacia su profesor.

Un paso… "¡Para Hermione!" oyó gritar a su maestro, pero le miró y ahí estaba de pie intacto, tranquilo, a salvo.

Dos pasos… "¡Aléjate de mí!" Severus no había abierto la boca, Hermione miró por encima de su hombro hacia el Señor Oscuro y este le devolvió una amplia sonrisa.

Tres pasos… En su mente apareció la imagen de Severus cubierto de sangre, pero el seguía allí… Impasible.

Hermione terminó de acercarse a él y Snape le tendió una poción… ¿poción de lujuria? Se reclinó hacia ella y le dijo "¿lo reconoces?" preguntó él y de nuevo la imagen de su cuerpo contorsionado de dolor. Hermione no pudo más que asentir con la cabeza, sus ojos llenándose de lágrimas.

"No bebas vino tinto, en el resto de bebidas podrás reconocer el color rosado de la poción" y así Hermione volvió al lado del Señor Oscuro, lo más rápido que pudo.

"Puedes irte Severus" dijo el Señor Oscuro, echando a su parcialmente inconsciente adversario de la habitación.

Se volvió hacia su pequeña gatita, sentada en su regazo, temblando como una hoja, de león a gato, de derrotar a Bellatrix a temblar entre sus brazos, no dejaba de llorar.

"¿Ahora entiendes?" la preguntó

"Sí" contestó hundiendo su cabeza en su pecho.

Voldemort se había olvidado completamente de la poción que Hermione tenía en la mano, cuando vio sin poder reaccionar como Hermione abría la botella y la bebió.

N.A: Vale, tengo que confesar, que la última frase ha surgido sola... Estaba escribiendo y simplemente me ha salido...

Así que no se a donde puede ir esto... , necesito ideas. Comentarme lo que pensáis de este final...

Reviews... Reviews... Yo que sé...