Maravillosa Criatura

Control

13. Control

"El dolor te hace mía"

"Mi Señor… Mi Señor… Por favor… No" Hermione no podía hablar, todo era demasiado, él era demasiado, la presión era sobrecogedora, necesitaba un momento, necesitaba algo más de cuidado.

Voldemort no obedecía, simplemente se estaba dejando llevar por su propio placer, por su necesidad de control.

Hermione bajó su mano y la presionó contra su pecho, frenando sus violentas ascensiones, él Señor Oscuro la miraba con cierto aire de irritación expectante, sin estar muy seguro de lo que ella quería, de por qué estaba deteniendo la diversión que tanto tiempo le había costado conseguir.

Hermione subió la mano de su pecho hacía su mejilla, sosteniéndole con un cariño que el Señor Oscuro no había sentido en… su vida entera. Esto le frenó en seco, mirando a Hermione como si fuera la primera vez, dándose cuenta de que a ella nunca la había querido tratar así, de que ella no era como las demás… De que ella debía llevar su marca.

Hermione bajó lentamente sobre su miembro, sentándose directamente sobre él.

"Me dijo que nunca me haría daño" a un hombre normal el tono de Hermione le habría bajado completamente, habría extirpado sus ganas de seguir con el acto, de estar ahí con ella, le debería haber llenado de vergüenza, pero este no era un hombre normal, era el Señor Oscuro.

"Tienes que ser mía" Hermione seguía tocándole el rostro con cariño "Me has aceptado Hermione, como nadie lo ha hecho, quizá no eres una mortífaga, pero mis ideas corren por ti, como no lo hacen por nadie… No esas tonterías sobre la superioridad de la sangre que solo sirven para hacer política, no Hermione, tu puedes cambiar el mundo mágico".

Hermione empezó a moverse sobre él, de arriba abajo, imitando sus movimientos, pero manteniendo su propio ritmo, ahora que había conseguido acostumbrarse a él, el dolor estaba dando paso a algo más, algo que debía construirse con cuidado, algo que podría cambiar a Hermione igual o más que recibir su carta de Hogwarts.

"La magia es una fuerza de la naturaleza y como cualquier otra fuerza… No puede ser controlada… no puedes detener un tornado, la lava de un volcán, simplemente debes dejarlos avanzar y rezar por no ser atrapado"

Hermione sentía su propia magia fluir, moviéndose cada vez más rápido sobre él, se sentía la bruja más poderosa del mundo, dominando al hombre más peligroso, aunque fuera porque él se lo permitía, porque él quería verla así.

"¿sabes quién reza? Mi dulce niña… Mi leona… Son los débiles, los que intentan luchar contra el tornado, los que intentan controlarlo se encontrarán atrapados en su vorágine y no quedará nada de ellos" Con estas palabras Voldemort se dejó llevar, soltando un gruñido y acariciando el cuerpo de Hermione con sus manos… El pecho, la tripa, sus caderas, sus glúteos.

Comenzó a ayudarla con sus movimientos, llevando un ritmo que lee ayudara a llegar a su primera muerte, a su infierno particular.

Hermione estaba cerca ya empezaba a notarlo, jamás se había sentido tan cerca y tan lejos de él, la magia era un tornado, era lava, pero también era la luz de la mañana, la lluvia… llegaba a todos por igual… No, Hermione no había caído, creía en la igualdad, en las criaturas mágicas, en el poder de todas las criaturas vivas, la magia no se imponía, la magia era la respiración de la naturaleza…

"Ahora Hermione… No huyas del placer, es ahora" dijo el Señor Oscuro mientras apretaba aún más sus nalgas y aceleraba sus movimientos, más cortos, pero más intensos, estaba jadeando con la lengua fuera, no aguantaría mucho más y… Hermione… a Hermione le dolían las piernas, aún sentía algo de dolor en la entrepierna, no iba a llegar, por mucho que él lo pidiera y lo exigiera, no iba a llegar…

El Señor Oscuro viendo que iba a caer por el precipicio del placer mucho antes que ella, llevó su mano hacia su clítoris y comenzó a acariciarlo, dando vueltas con su pulgar…

Eso es otra cosa… Hermione se estaba acercando, pero no lo iba a conseguir, Voldemort jadeaba y gruñía debajo suyo, iba a terminar antes que ella.

Mierda… el Señor Oscuro no estaba acostumbrado a yacer con una mujer, mucho menos con una a la que deseaba tanto, durante tanto tiempo, ella era tanto una compañera como un rival y por lo tanto perderse ante ella era una derrota, no podía permitirlo, no debía permitirlo.

No le quedaba mucho, tres movimientos más, si Hermione seguía así, no tardaría mucho en… Voldemort subió su mano al bajo vientre de Hermione y con su dedo meñique hizo el dibujo de una runa, luego apretó el lugar con toda su mano y el cuerpo de la joven comenzó a convulsionarse, acompañado de deliciosos gemidos, gritos, incluso llanto, sentía como las paredes vaginales le aferraban, le llevaban al abismo y él se dejó llevar, lo estaba deseando y si hubiera querido detenerse simplemente no hubiera podido.

Estaba satisfecho consigo mismo, si había que caer, que lo hiciera ella primero.

Colocó a la muchacha sobre su cuerpo, dejando su cabeza en su pecho, mientras ella luchaba por recuperar la respiración. No dijo nada, solo espero hasta que Hermione parecía recobrar su estado.

"¿Sigues sintiendo los efectos de la poción?" Su voz no delataba ningún tipo de emoción.

"No se si los he sentido o si… ha sido mi cuerpo" Hermione pensaba que la poción la habría hecho menos sensible al dolor y la hubiera ayudado a llegar.

"Ha habido muchos factores extraños, el hecho de que no estuviera diluida, el ejercicio, tu inexperiencia… Deberíamos probarla otra vez para experimentar" Hermione le miró horrorizada y el Señor Oscuro rio burlonamente pero cuando habló lo hizo con un tono serio y amenazador.

"Si vuelves a poner esa cara ante la idea de follar conmigo… Te juro que desearás habértela tomado"

Hermione asintió con la cabeza y se volvió a recostar encima suyo… y en algún momento entre la exhaustación y la comodidad se quedó dormida.

Cuando abrió los ojos no podía saber cuanto tiempo había pasado, veinte minutos, dos horas, el Señor Oscuro seguía debajo de ella mirando el techo.

"¿Le puedo hacer una pregunta?"

"Siempre que no sea estúpida, tienes margen para hacer unos cuantos comentarios estúpidos antes de que empiece a pensar menos de ti, pero mejor reservarlos para el futuro" dijo él mientras giraba su cabeza para mirarla directamente a los ojos, el gesto era insoportablemente íntimo.

"Si quieres empezar a hacer política y abandonar el conflicto violento con la Orden ¿por qué no has ido ya al Ministerio? ¿no es tomando el Ministerio donde deberías comenzar?" Hermione nunca había hablado de sus planes tan abiertamente, pero su insistencia por lo político le llamaba la atención, tenía claro que su concepto era diferente al de ella, como Hermione venía del mundo muggle, no podía evitar pensar en un sistema democrático, pero estaba segura de que el Señor Oscuro pensaba en algo más dictatorial, en el control de las leyes y de las formas de hacer.

"Ese es el plan, cuando mi camino esté libre, es lo primero que haré" contestó encogiendo los hombros como si no fuera nada.

"¿libre?" preguntó Hermione

"Los dementores deben estar de mi lado" … silencio… Hermione no entendía muy bien y él lo sabía "Pensé que me ibas a preguntar otra cosa"

"¿El qué?"

"Qué te hice en el vientre antes de que terminaras" dijo él en un susurro, mirándola a los ojos.

"Pensé que te ofendería si te lo preguntaba, pensé que era solo para asegurarte de que yo también encontrara placer, no tengo experiencia, pero sé que muchos hombres no se preocupan por eso" Hermione escondió su cara en el hueco de su cuello, avergonzada por haber dicho eso en voz alta.

"El orgasmo femenino es una cosa muy curiosa, biológicamente es solo unos músculos contrayéndose, pero son muchas las culturas que dicen que tienen poderes mágicos inimaginables" contestó Voldemort dando una clase de historia

"Quizá solo se dice para asegurarse que los hombres le dedican algo de atención" Hermione no había sentido nada de magia, de eso estaba segura.

"No pienses tan poco de la magia femenina, es ancestral y te pertenece" silencio "Aunque la verdad es que lo he hecho para no perder frente a ti"

Hermione rio, muy a pesar suyo, y lo hizo a carcajadas.

Varios días después

"No entiendo lo que me estás intentando decir, Severus" Voldemort se estaba exasperando, Hermione estaba en sus aposentos leyendo plácidamente sobre torturas del y él estaba aquí, escuchando una sarta de estupideces, una detrás de otra.

"Mi Señor, Potter está desesperado por recuperar a su amiga, está montando escándalo tras escándalo, está convirtiéndose en más que un inconveniente" Severus Snape era un hombre tranquilo, nunca venía ante su señor si no fuera porque había sido llamado o por alguna información de extrema importancia, si había venido era porque realmente era problemático.

Cuando le vio entrar lo primero que quiso fue castigarle por su espectáculo de la poción, susurrando a la muchacha como si él no se fuera a enterar, pero su advertencia no había traído más que cosas positivas… Esos días que había pasado con Hermione… no la había vuelto a tocar sexualmente, pero había conseguido dormir en su calor, tumbado con ella a su lado, cada vez más cerca… los reptiles necesitan calor y Hermione lo emanaba abiertamente.

Además, no había vuelto a murmurar el nombre del maestro de pociones desde aquellos sueños, todo estaba bien… Hasta ahora.

"Lo que no entiendo es por qué eso es un problema, dejar que niño Potter llore" su expresión era seria…

"Se que Potter no significa demasiado para usted, pero la Orden se deja llevar por los deseos de ese niñato" Snape puso todo su énfasis en la última palabra, trasmitiendo toda su repulsión hacia el muchacho.

"Si… Ese es uno de mis mayores logros" Voldemort movió la mano como si quisiera no darle demasiada importancia.

"La Orden se ha volcado al máximo en localizar a la Señorita Granger, no han tardado demasiado en descubrir que no estaba trabajando en el Ministerio, empezarán a sospechar de mí, o de Draco en cualquier momento" Snape seguía hablando con el mismo asco en su voz, Voldemort estaba sorprendido de que hiciera un papel creíble como profesor "Vendrán a por ella o por lo menos empezarán a intentarlo y a hacer las cosas difíciles".

Voldemort estaba pensativo "¿Qué propone?" entendía que la Orden era un problema, pero no se le ocurría ninguna forma de solventarlo.

"Me parece que la mejor forma sería que Hermione volviese a Hogwarts" Voldemort le miró con una cara de auténtica incomprensión primero, luego con un aire de mortalidad que helaría el mismísimo infierno "solo por un tiempo…" se corrigió el maestro de pociones "Debemos tranquilizar el ambiente y seguir con nuestra… campaña"

"Eso. Es. Imposible" marcó cada palabra "Hermione ha venido a mi por propia voluntad, no pienso dejarla ir y menos ahora. La mera sugerencia me hace replantearme si realmente entiendes mis prioridades Severus"

"Entiendo que ella ha venido por propia voluntad, yo mismo la traje y sé que está siendo tratada con sumo respeto en su casa y por nuestra gente" Severus estaba tratando de torear como podía, pero el Señor Tenebroso siempre era complicado "por eso mismo entiendo que no habría ningún peligro en dejar que vuelva a recorrer los pasillos de Hogwarts, tranquilizará a la Orden, a Potter y podrá volver siempre que quiera… Solo estoy pensando en una pequeña libertad de movimiento"

Eso sería una prueba para ambos, quizás esto era el caramelo que necesitaba para hacer que Hermione tome su marca… Severus sería un problema, estaba claro que deseaba a la muchacha, pero después de su nuevo nivel de intimidad, ella estaba atada a él… Ella no dejaría que un siervo se le acercara de esa manera.

"Te llamaré, hablaré con ella y llegaremos a una solución"

El Señor Oscuro se levantó de su trono, en esa habitación que Hermione odiaba tanto y se dirigió de vuelta a su habitación, donde estaba su bruja… SU Hermione.

N.A: Estoy enamorada de este capítulo, la conversación de Voldemort y la resolución de Hermione... hay algo que me ha encantado ahí ... y se avecina cambio de escenario.

Me pregunto que os ha parecido a vosotros y si tenéis el mismo concepto de la magia que yo.

...

He comenzado a publicar por aquí una nueva historia "Noche de Chicas" un SS/HG mucho más ligero y que va a ser más cortito, si os interesa pasaros a saludar ;p

También estoy intentando leer más autores de FanFiction en castellano, saber más de esta comunidad si sois autores o tenéis algún favortio por favor comentarmelo y empezaré a leer.

un besazo

Bookybuku