Maravillosa Criatura

Enamorados

12. Enamorados

No quiere que me imagine a nadie más…

"Quiero que sepas que soy yo"

Severus Snape estaba más alterado de lo normal, cualquiera que pasara a su lado, por los pasillos de Hogwarts, podía darse cuenta, sus pasos eran seguros como siempre, pero más acelerados, su ceño fruncido estaba en su lugar como siempre, pero su mirada era una mezcla entre furia y preocupación. Se dirigía hacia el despacho del director y nadie se iba a poner en su camino, ni siquiera los miembros restantes del trio dorado, que estaban preparándose igualmente para visitar a Dumbledore.

Snape entró en el despacho sin preocuparse por las miradas, sin preguntar, entró con la confianza de un amigo, no con las consideraciones de un siervo.

"Dumbledore, tenemos que hacer algo la está corrompiendo"

"La señorita Granger, es la persona menos corruptible del mundo, Severus, no la habría mandado si pensara que hay algún peligro en ese ámbito" Si la respuesta no hubiera sido suficiente para enfadar al maestro de pociones, definitivamente el gesto despreocupado de su mano lo habría conseguido.

"Ha tomado una poción de lujuria por propia voluntad y sin diluir en agua… Mira que la avisé" lo último fue como un susurro, como un pensamiento que venía después.

"¿No habrás puesto en peligro tu posición por avisarla?" Dumbledore usó esa voz que solo correspondía en el gran comedor, potente y vibrante.

Severus no podía más

"POR SUPUESTO QUE SI" Severus no recordaba la última vez que gritó, pero sin duda se acordaría de esta "yo no soy como tu, viejo, no puedo mandar a una alumna al Señor Tenebroso de esa manera, no puedo dejarla ahí sola, si es verdad que Hermione es incorruptible es que ha tomado la poción voluntariamente por miedo, porque el resto de las opciones son mucho peores… Tenías que ver su cara de terror cuando se acercaba a mi… No se qué la estará haciendo pero se que no voy a dejarla allí, si tanto te preocupa mi posición en las filas de Voldemort más te vale hacer algo, porque como esto siga así la sacaré de allí y no volverás a saber nada de ninguno de los dos".

Dumbledore era demasiado bueno para demostrar lo sorprendido que estaba, pero eso no quería decir que no lo estuviera, la declaración de Severus lo había dejado sin palabras, algo que no sucedía desde que él mismo era un estudiante de Hogwarts, si Dumbledore era valiente como un Gryffindor, también era calculador como un Slytherin y en todas las posibilidades que se había imaginado cuando mandó a Granger con Tom, esta reacción de Severus no era una de ellas.

Toc Toc Toc Toc

Antes de que Dumbledore pudiera contestar, alguien llamó a la puerta… Severus se sentó en una de las sillas y volvió a poner bajo control la expresión de su rostro, aunque seguía irradiando enfado.

"Adelante"

Cuando la puerta se abrió, entraron las dos partes restantes del trio de oro, los dos mejores amigos de Hermione, sus dos confidentes. Ronald Weasley parecía enfadado, andaba como si tuviera algún tipo de autoridad y tenía el ceño fruncido, aunque no pudiera compararse con el practicado gesto del profesor Snape, mientras tanto Harry Potter tenía una mirada de autentica preocupación, parecía que hubiera encogido. Así fue Ron el primero que habló.

"Venimos a preguntar por Hermione"

"Señorito Weasley, ya hemos hablado de esto, la Señorita Granger a sido escogida para participar en un programa del ministerio, está trabajando en el departamento de cuidado y planificación de tradiciones mágicas" contestó Dumbledore tranquilamente, era ya la tercera vez que les contaba la misma historia.

"Tengo familia en el ministerio y no han visto a Hermione en ningún momento, han ido a ese departamento y nunca la han podido localizar… Además" Ron desplazó su mirada del director al profesor de pociones y continuó hablando acusatoriamente "ese departamento está lleno de mortífagos"

Dumbledore suspiró sonoramente, este tema se le estaba yendo de las manos, lo mejor sería intentar recuperar a Hermione Granger y así comprobar si había descubierto algo.

"Está bien señorito Weasley, este acuerdo con el ministerio era solo un aprueba, tenemos que comprobar si a funcionado bien, traeremos a la señorita Granger de vuelta"

Tres hombres le miraron con sorpresa

"Gracias director" dijo Harry, sacando del despacho, por cuello de la camisa, a su mejor amigo.

Severus se levantó y se preparó para salir… cuando Dumbledore habló

"Parece que medio mundo mágico está enamorado de Granger… Dame un par de días y tendré un plan para hacerla volver".

….

Voldemort tomó a Hermione entre sus brazos y la llevó hacia la cama que compartían, secándola por el camino, se tumbó, llevándola a ella consigo, de tal forma que quedó encima de él, con las dos piernas en su lado derecho y el brazo apoyado en su lado izquierdo, completamente desnuda, parecía una sirena.

Su miembro erecto, estaba detrás de ella y solo podía verlo si giraba la cabeza, se quedó sonrojada, mirando a su pecho y a su rostro, hasta que la vergüenza le hizo cerrar los ojos.

"Mírame"

El Señor Oscuro tomó la mano de Hermione, que no estaba sosteniendo su peso, y la colocó en el espacio entre su hombro y su cuello y Hermione, entendiendo lo que pretendía, empezó a explorar su piel, a pasar la mano por las afiladas líneas de su rostro, por los huesos expuestos de su pecho, por el hueco de su garganta.

"Estás caliente, te recuerdo frio" le dijo en un susurro.

"He hecho mi cuerpo más humano, más apropiado para ti" contestó él en la misma voz tanto susurro como siseo.

Hermione retomó la exploración de su cuerpo, llevando la mano más abajo, bajando por su abdomen, hasta su miembro, Hermione no estaba muy segura de que hacer, instintivamente llevó su mano de arriba abajo, sin apretar demasiado, el contacto reactivaba la poción y la hacía sentir un cosquilleo en el estómago, esta sensación fue excesiva para Hermione, su cuerpo nunca había sentido algo así.

Volvió a cerrar los ojos, aunque nunca dejó de tocarle.

"Mírame" insistió, llevando una de sus manos a la mejilla de ella.

"Tengo miedo" esto provocó una sonrisa en su extraño compañero de cama.

"Lo se… Pero es algo que todos han hecho… Todos harán, desde el principio de los tiempos, desde el comienzo de la humanidad"

Hermione abrió los ojos y le miró con más intensidad, tenía razón, pero una cosa no quitaba la otra.

"Podría haberme hecho monja" Hermione sabía que no podría haberlo hecho, no creía en Dios, toda la magia en el mundo no podía llevarla hasta ese punto.

"El único Dios en el que vale la pena creer soy yo" y la besó en los labios, con la misma pasión con la que la besó la primera vez, la levantó y la colocó sobre él, con cada muslo a un lado de su cuerpo y su miembro peligrosamente cerca de su centro, Hermione gimió contra su boca.

El beso continuo con la misma intensidad, el miembro del Señor Oscuro, seguro entre las piernas de Hermione, iba rozando contra su clítoris, una presencia constante demasiado cerca de su inocencia.

"Voy a ser el primero… Seguramente el único" Voldemort parecía estar leyendo sus pensamientos y como si fuera algo completamente alejado de lo que estaba pasando, murmuró otras palabras, en otro idioma, algo que Hermione no entendió, pero un brillo blanco cubrió su cuerpo desde sus muslos hasta la parte baja de su pecho.

"¿Qué has hecho?" Hermione estaba alarmada, aunque no podía dejar de restregarse y apretarle entre sus piernas.

"Una tribu antigua, que ya no existe, pensaba que la primera persona con la que una mujer follaba marcaba su poder, a más poderoso el mago más poder podía trasmitir… Un vinculo mágico. Vamos a comprobar si es verdad, tu poder más el mío, serás la bruja más poderosa de todos los tiempos…Si tenían algo de razón, claro" y con eso se rio…

Hermione estaba completamente en shock, ¿sería cierto? ¿estaba dispuesto a darle su poder? ¿a crear un ser más poderoso que él mismo?

Voldemort aprovechó ese estado de completo aturdimiento y se colocó directamente en su entrada, pero no empujó, solamente acarició sus labios inferiores, mojándose en sus jugos, preparándose a si mismo.

"Te cedo control, espero que entiendas lo importante que es eso para mi… Todo lo que significa" Acariciaba sus mejillas de forma cariñosa, pero sus ojos tenían un aire de impaciencia.

Hermione empieza a descender sobre él, lentamente… Dolor… y se paraba, el dolor era más de lo que esperaba, había tomado la poción, estaba mojada… Pero dolía… le daba miedo continuar pero siguió, haciendo movimientos arriba y abajo, arriba y abajo, sin romper el himen, cuando empezaba a sentir dolor, simplemente paraba.

"Tsk"

El Señor Oscuro se estaba impacientando, para él era una tortura y nunca había tenido la paciencia para tratar con una virgen, si se había rodeado por oscuridad era por algo.

La cogió fuertemente de las caderas, ambas manos seguras sobre su cuerpo, sin hacerla daño, la mantuvo firmemente quieta en su sitio y empujó sus propias caderas hacia arriba, penetrándola completamente, Hermione soltó un gemido de dolor, mientras él sonaba como un animal, un sonido gutural sacado desde el fondo de su garganta.

"La duda solo prolonga la angustia"

Y empezó a moverse, arriba y abajo, mientras mantenía a Hermione sujeta, firme, encima de él pero sin control sobre lo que estaba pasando.

..Duele… pensaba, aunque en el fondo había algo más, algo más intenso, poderoso… el dolor aún no la dejaba explorarlo del todo, pero estaba ahí.

"El dolor te hace mía"

N.A: Esto se estaba volviendo demasiado intenso... Necesito respirar.

Quería jugar con el control/no control y con el concepto de divinidad...

He tardado más de lo que me hubiera gustado en actualizar esta historia, pero no os preocupéis, la tengo en mi cabeza más viva que nunca.

Estoy preparando una lista de FanFictions que recomendar aquí y me están saliendo tantos que quizá creo una web con una serie de listado... Ya os iré contando.

Como ya sabéis las Reviews son la única forma que tengo de saber que os parece como va todo y lo enfadadas que estáis por haber dejado lo sexy a medias :p Espero saber de vosotras.