Maravillosa Criatura

17 Marcando el territorio

Maravillosa Criatura

cap. 17- Marcando el territorio

De nuevo poniéndose roja, Hermione subió a su propio dormitorio para escribir la carta que Voldemort estaría esperando.

Hermione estaba en su habitación preparándose para su cita, le había mandado la carta a su novio del Ministerio y el propio Dumbledore le había dado permiso para salir el fin de semana, Snape había vuelto a la normalidad, seguía mirándola en el Gran Comedor y las clases seguían siendo divertidas.

Si solo pudiera controlar esa mata enorme de pelo que no hacía más que descontrolarse, como pudo pasar tanto tiempo en la mansión sin hacerse nada en el pelo, ahora le parecía impensable ¿Será que en Hogwarts se sentía más juzgada que en una casa repleta de mortífagos? ¿Eran los adolescentes peores que unos magos oscuros preparados para matar? En algunos sentidos sí, ese concepto era triste.

Cuando Hermione ya se estaba desesperando, Ginny apareció por la puerta de la habitación, por suerte Parvati y Lavander estaban en la sala común.

"Pensé que tú también estabas enfadada conmigo" le dijo Hermione a mirándola a través del espejo, sin darse la vuelta.

"No te voy a decir que esté contenta, Ron es mi hermano y yo siempre pensé que estaríais juntos, además se preocupa mucho por ti… Pero tú me ayudaste en mi primera cita" dijo Ginny andando hacia la castaña, que le mantenía la mirada a través del espejo.

"No fui de mucha ayuda… No recuerdo haberte ayudado a prepararte" Hermione estaba un poco confundida con la confesión.

"A ti se te da bien dar consejos, a mí se me da bien la preparación" la sonrisa de Ginny era parecida a la que ponían los gemelos antes de hacer una trastada… Hermione se preocupó un poco, pero aun así se dejó hacer.

En menos de veinte minutos, Hermione llevaba un precioso y sencillo maquillaje, que prácticamente era como si no llevara nada, pero sin las pequeñas imperfecciones que tanto detestaba. El pelo le caía por los hombros en cascadas perfectas. El resultado era sencillo, pero sexy.

"Gracias Ginny" Hermione no podía apartar la mirada de sí misma.

Cuando la castaña se preparó para irse, la pelirroja la paró en seco. "¿no vas a ir así?" estaba moviendo el dedo hacia su ropa, Hermione llevaba un vaquero y un jersey que le cubría completamente

"Hace frio" fue la única respuesta que pudo dar la castaña.

"Y eres una bruja que puede hacer un hechizo"

Antes de que Hermione pudiera decir nada, Ginny ya estaba trasteando en su armario, al final sacó una blusa con unos pantalones algo más estrechos.

"no te preocupes no te voy a poner un vestido corto ni tacón, este chico ya te conoce, no te voy a hacer parecer alguien que no eres, pero por lo menos que se note que te has esforzado un poco"

"Gracias Ginny" Hermione se lanzó a los brazos de su amiga y cogió las cosas que esta llevaba en las manos.

"Lo único que pido es que me cuentes algo de este chico, de verdad que no me has contado nada y yo me merezco todos los comentarios suculentos" Ginny soltó una risita al ver como su amiga se ponía completamente roja.

Hermione se cambió rápidamente y tras recibir el visto bueno de la pelirroja, bajó las escaleras y cruzó la sala común, todos se giraron a verla, parecía que su nuevo novio era la comidilla de medio colegio.

"Estás preciosa" dijo Neville cuando pasó por su lado, Hermione le dio la mano y pronunció un "Gracia" en voz baja sin decir las palabras, escuchó a Ron bufar detrás suyo y sin más interacción salió de la casa Gryffindor.

Hermione se dirigió a la puerta principal de Hogwarts, Snape iba a acompañarla hasta Hogsmeade, eso podía ser raro, pero no quería verle, le daba tranquilidad saber que él la devolvería a Hogwarts, no tenía ninguna duda de ello.

Cuando llegó a las puertas había tres hombres esperándola, uno era el director Dumbledore, eso ya la puso a la defensiva, no quería ver al hombre y menos que volviera a intentar entrar en su mente, como hacía cada vez que se cruzaban por un pasillo. A su lado estaba el profesor Snape, tan esbelto y elegante como siempre, aunque su rostro era el de un hombre molesto.

Para sorpresa de Hermione, el tercer hombre no era otro que Draco Malfoy, que estaba con cara de auténtico aburrimiento, como si estar ahí fuera lo más anodino que podría pasar en Hogwarts.

"¿Ocurre algo director Dumbledore?" preguntó Hermione acercándose a los hombres.

Dumbledore la miró a los ojos e intentó volver a leerle la mente y volvió a fallar, Snape también la miró, pero su mirada era completamente diferente a la del viejo director, Snape comenzó en su rostro, mirándola a los ojos, luego su vista bajó hacia sus labios para continuar repasando su cuerpo, los pechos, su cintura, las curvas de sus glúteos, sus largas piernas.

Snape se puso completamente rojo en cuanto volvió a sus ojos y se dio cuenta de que ella le estaba mirando mientras él repasaba su cuerpo.

Estaba tan concentrada observando a su profesor que se perdió la mirada de Draco analizando la interacción entre ambos… Hermione estaba muy guapa y eso se notaba, pero no era para ponerse como Snape se había puesto, no iba de forma provocativa, si él había reaccionado así era porque la castaña le interesaba… y mucho.

"Señorita Granger, Snape iba a acompañarla hasta Hogsmeade, pero le necesito aquí en el castillo, el Señor Malfoy la acompañará en su lugar" comentó Dumbledore sin darle demasiada importancia.

"Entiendo" respondió ella, y entendía completamente, Dumbledore estaba intentando controlar a Snape, Snape estaba intentando protegerla, quería ir con ella y Draco no quería ni acercarse a donde iba a estar el Señor Oscuro.

Snape y Hermione compartieron una mirada que confirmaba lo que la castaña estaba pensando, Draco la cogió del brazo y la acompañó fuera del colegio, ambos comenzaron la bajada hacia el pueblo mágico.

"Me siento como si estuviera llevando un cerdo al matadero" le dijo Draco en voz baja, casi como si no quisiera que le escuchara.

"No te preocupes por mí, no me hará daño" Hermione sabía que el rubio no estaba especialmente preocupado por ella como individuo, era más una preocupación por su propia alma, por estar haciendo algo malo que le iba a perseguir en su conciencia.

"Snape es como mi tío y se lo que siente… Sé que contigo se comporta de forma diferente. Granger, yo no lo puedo entender lo que siente… Pero cuando le he visto hoy contigo, me he dado cuenta de que haría cualquier cosa por ti" Draco seguía hablando sin mirarla a la cara, ya habían salido de los terrenos del colegio, no les quedaba demasiado para llegar a su destino.

"Draco no sé a qué te refieres, el profesor Snape ha sido algo más amable conmigo estos días, pero no hay nada más" Granger estaba segura que estaba completamente roja, algo que le hacía ver menos convincente.

Las palabras de Draco perseguirían a Hermione durante mucho tiempo ¿le gustaba de verdad a Severus Snape? Ella sabía que era especial para el profesor, pero al principio pensó que se trataba de pena, algo de arrepentimiento por haberla puesto en esa situación… ¿podía haber algo más con un hombre como el adusto profesor?

"Espero que le valores Granger, casi nadie lo hace" Draco no hacía demasiado caso a su absurda respuesta. "Ahí está tu destino, entra antes de que me arranque la cabeza" Draco le señaló la entrada del Hogs Head Y ella se dirigió hacia allí algo insegura, deseando haberle podido preguntar más a Draco sobre su padrino.

Hermione entro en el Hogs Head y no se puede decir que se llevara una buena impresión, las paredes estaban sucias, los muebles eran viejos y el suelo era pegajoso ¿alguien se atrevía a comer aquí? A ella le costaba imaginarse bebiendo de uno de esos vasos, menos aun sentándose en esas sillas, si se quedaba pegada en una de ellas… Ugh…. no se lo quería ni imaginar.

¿Dónde estaba él? Entendía que no hubiera querido ir a las Tres Escobas por si fuera reconocido, pero este no debía ser un sitio mucho más seguro siendo él. No le veía por ninguna parte, el local estaba más bien vacío, solo había algunas figuras en las sombras y…

Y luego estaba él…

Un joven más o menos de su edad, debería estar en su último año en Hogwarts, pero no le había vito nunca, se acordaría. Un chico alto y esbelto, de tez pálida, pero sana, el pelo negro rizado, labios carnosos y ojos verdes, tan intensos como el bosque oscuro.

Era uno de los chicos más guapos que había visto nunca, le daba unas cuantas vueltas a Malfoy hijo y a padre ¿por qué la estaba mirando así?

El chico le mantenía la mirada con mucha intensidad, sus ojos parecían atravesarla, llegar hasta el alma, Hermione estaba perdiéndose en su mirada cuando vio que sus ojos cambiaban de color, poco a poco se estaban poniendo… ¿rojos?

¡Era él! Tenía que ser él, el Señor Oscuro en el cuerpo de un joven atractivo y misterioso.

Hermione caminó hacia él y se paró a su lado.

"Por fin has llegado Hermione, te he echado mucho de menos" dijo el joven levantándose y dándole un beso en la mejilla.

"eh.." Hermione empezó a hablar

"El Ministerio ha estado muy solitario sin ti" comenzó a hablar él "me cuesta concentrarme si no te tengo a mi lado"

Hermione se quedó un poco parada ¿cuál era este juego? ¿qué pretendía hacer? No parecía que estuviera alguien lo suficiente cerca como para escucharlos… Podían hablar sin ningún problema, no iba a gritar que él fuera el Señor Oscuro, pero tampoco hacía falta fingir de esta forma.

"Yo también te he echado de menos" dijo ella tímidamente, él la sonrió, se echó hacia delante y la besó en los labios.

"He cogido una habitación para que estemos cómodos" el joven la abrazó sutilmente por la cadera acariciando su trasero ligeramente ¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué no habían subido ya? Daba la sensación de que estaba esperando algo. De repente dejó de acariciarla y le agarró el culo con fuerza, algo que estaba segura de que los demás comensales habían visto.

PANG

Hermione había notado un golpe en su culo, miró al chico que estaba sonriendo maliciosamente, se dio la vuelta y vio que Ron estaba detrás de ella, parecía que le había dado un golpe en la mano al Señor Oscuro, si Ron lo hubiera sabido…

"Creo que deberías tener un poco más de respeto" le dijo Ron "Seguro que Hermione no quiere que la manosees así"

Hermione se puso muy roja, mientras miraba a su amigo un poco estupefacta, Harry y Ginny estaban en la puerta del local, viendo el espectáculo.

"Este debe ser Weasley, uno de tus amigos ¿verdad cariño? Me dijiste que podía ser un poco entrometido" Voldemort miraba a Hermione, mientras ella tenía cara de horror y Ron la miraba con dolor en la mirada. "No sé a qué te refieres, Hermione es mi novia y lo que hacemos es algo normal" estaba muy tranquilo, algo que Hermione no entendía, aunque si eres el Señor Oscuro un niño como Ronald Weasley no significaba nada.

"¿novio? Algo así he oído, curioso que nunca haya hablado de ti" dijo Ron intentando herir al muchacho que acababa de conocer.

"¿no has hablado de mi pequeña? ¿me querías solo para ti? ¿o acaso te esperabas una reacción así de tus amigos?" dijo Voldemort acariciando a Hermione, rodeándola con sus brazos.

Ron estaba tan rojo como su pelo.

"eeh…" dijo Hermione, parecía la persona más estúpida del mundo

Ron, Harry y Ginny la miraban un poco sorprendidos mientras ella no sabía que decir, simplemente no se le ocurría nada, lo que no pasó desapercibido para ninguno de ellos es que Hermione estaba cómoda entre sus brazos.

Ron pareció derrumbarse.

"Ahora si nos disculpas, he reservado una habitación… he echado mucho de menos estar dentro tuya" le dijo a Hermione mientras la giraba para besarla de nuevo en los labios, luego la cogió de la mano y desapareció con ella por las escaleras del local, no sin antes pasar por al lado de Ron dándole un golpe en el hombro.

… Hermione no miró a ninguno de sus amigos a los ojos…

"No me puedo creer que hayas dicho eso, la carta de Sanpe igual, quieres avergonzarme delante de todo el mundo" le recriminó Hermione.

"Tú eres mía y lo demostraré tantas veces como sea necesario, esto se soluciona si vuelves a la mansión conmigo, pero no quieres eso ¿verdad?" Hermione se cayó y desvió su mirada hacia el suelo "Eso pensaba yo"

"No sabía que ibas a ser una espía tan mala cuando te dejé volver" prosiguió hablando Voldemort, aunque con su nuevo rostro humano era más sutil y bello, seguía siendo amenazante.

El Señor Oscuro es su forma humana abrió la puerta de una de las habitaciones "Tus otros dos amigos se están llevando a Weasley ahora mismo, no volverán a molestarnos"

Hermione pasó a esa habitación, apenas tenía una cama, sin baño, se notaba que él había subido antes de que ella llegara para limpiarla un poco, porque sabía perfectamente que ella no se quedaría si el lugar estaba sucio.

"Te siguen como perros" dijo Voldemort cerrando la puerta detrás de si "tendré que empezar a comportarme así para que me hagas caso"

Hermione no estaba entendiendo

"Ponte de rodillas"

Colocó sus manos en los hombros de Hermione y empujó ligeramente hacia abajo, ella se dejó llevar y se quedó de rodillas delante de él, en esa posición no había estado nunca y se sentía completamente vulnerable y extrañamente excitada estando así delante de un hombre como él.

"Sabes lo mucho que me excita ver como otros te desean, como quieren tenerte" dijo él mientras con una mano acaricia la mejilla de Hermione, bajando su mano hasta coger su mandíbula "están locos por ti, pero tú eres mía"

"Vas a hacer algo que no has hecho antes y yo te enseñaré como he hecho siempre" soltó su rostro y extendió la mano para que Hermione le diera la suya, luego la llevó al bulto que se estaba formando en sus pantalones "Libérame"

Hermione hizo un rápido trabajo con sus pantalones, liberando su media erección.

"Comienza acariciando, poco a poco, cuidado con la piel"

Hermione hizo lo que le mandaba, fascinada por como el miembro entre su mano cambiaba de tamaño y de forma, nunca lo había visto desde tan cerca y no podía apartar la mirada.

"Mi nuevo cuerpo humano necesita mucho más que el anterior, también reacciona mucho más, siente mucho más" Voldemort miraba la mano de la chica que seguía acariciando, encontrando fácilmente el ritmo que más le gustaba "si tanto te fascina deberías besarlo"

Hermione hizo lo que le mandaba, no tanto porque se lo estuviera pidiendo, sino porque la situación la estaba llevando a ello. Hermione no era tan inocente como todos pensaban, ella había visto porno antes y sabía cómo funcionaba esto, aunque nunca pensó que lo haría en esta situación de humillación.

Cuando sus labios tocaron su miembro, él siseó, llevando su mano alrededor del cuello de Hermione y agarrando su cabello, pero no la forzó solo la mantuvo allí.

"Saca la lengua"

Hermione no solo sacó la lengua, sino que sabía bien como emplearla, comenzó a acariciar su miembro con ella, de adelante hacia atrás, luego lo metió en su boca y succionó.

Voldemort la apartó completamente de él, como si le hubiera hecho daño, cogió de nuevo su mandíbula y le hizo mirarle a la cara, desde la misma posición de rodillas.

"¿Cómo se te da tan bien esto?" Voldemort tenía un tono amenazador "¿Con quién has estado practicando?"

Hermione fue a responder, pero el Señor Oscuro no se lo permitió

"Noté cuando te acercaste a Harry Potter, fue nada más llegar, tardaste poco el volver a sus brazos ¿es verdad lo que dicen, eres la puta sangre sucia de Harry Potter?"

Hermione le apartó la mano y se levantó del suelo… "¿Cómo te atreves a decir algo así? ¿pensé que me querías a tu lado por mi independencia? ¿por mis ganas de luchar? Si quieres saber cómo sé hacer eso es porque…. he visto porno y sí, es otra cosa muggle"

Voldemort sonrió "Una de las pocas cosas buenas que han inventado" y volvió a pasar la mano por las mejillas de Hermione "Si lo de Potter hubiera sido un problema ya lo hubieras sabido, tú y él"

Hermione le miraba con intensidad "Tú me dijiste que querías una compañera, una igual, alguien fuerte, no alguien sumido"

"Tienes razón y me encanta cuando te revelas, porque luego es cuando me toca pasármelo bien" la sonrisa del Señor Oscuro era sincera, al fin y al cabo, la había conocido en una batalla.

"Con respeto" dijo Hermione

"El respeto y el sexo no quedan bien… con… Consideración"

Hermione le miró a los ojos y luego asintió "Y vas a dejar de hacer mi vida en Hogwarts miserable"

Voldemort asintió

"Ahora… en la cama y a cuatro patas"

N.A: Estoy de vuelta! no ha pasado tanto tiempo como esperaba... Estos días iré publicando capitulos de mis historias y he empezado a maquinar algunas cosas nuevas.

He vuelto porque mañana es mi cumple... Me estoy haciendo mayor :(

- Creo que hace mucho que no meto un disclaimer, así que Harry Potter no me pertenece, los personajes son de JKR y no gano nada escribiedno esto, pero me lo paso genial.

Tengo algunas dudas con la trama, no se si Harry va a reconocer a Voldemort, Ginny sé que no, pero estoy muy tentada a eliminar completamente la Cámara de los Secretos ¿Qué opináis?

Ya sabéis las reviews son la mejor forma de saber lo que opináis, no dudéis en escribirme.

Un abrazo

BookyBuku