Maravillosa Criatura

Recuerdos

Cap 2. Recuerdos

Voldemort estaba completamente fuera de sí mismo, con un solo movimiento de su mano rompió todos los cristales de la sala del trono y los hizo picadillo, con un leve giro de su varita creó con ese mismo polvo de cristal una imagen de la muchacha … Hermione Granger… sus siervos miraban la imagen de la joven incrédulos.

"¿quién es ella? ¿por qué no se nada de ella?" les preguntó, ninguno levantó la voz para hablar, ninguno quería dar la cara frente a su señor

Voldemort lanzó la maldición cruciatus indistintamente, buscando una respuesta que nadie le quiso dar … Incompetentes

La imagen de Hermione volvió a ser polvo, solo polvo.

Las puertas de la sala se abrieron y Severus Snape apareció por la puerta, con su capa negra revoloteando detrás de él.

"Severus" le llamó el Señor Oscuro "¿Dónde has estado?"

"En Howgarts Mi Señor" dijo arrodillándose "me temo que no había sido avisado" miró acusatoriamente a Malfoy que parecía recuperarse de una de las maldiciones

"Severus quiero que averigües donde está" dijo Voldemort clavando sus ojos rojos en el hombre arrodillado frente a él

"la Orden habrá movilizado a Potter mi señor, estará bien vigilado"

"Potter no… el niño no tiene valor para mi… Averigua donde se encuentra Hermione Granger" contestó el Señor Oscuro, a pesar de no tener nariz se notaba como hiperventilaba con rabia.

Snape no pudo esconder la sorpresa "¿la señorita Granger?" pregunntó

"sí Severus, no hagas que me repita… encuéntrala… ha sido herida por una maldición de Dolohov, cuando la encuentres curala, asegúrate que está fuera de peligro y luego vuelve a mi"

"Sí mi Señor" contestó Snape sin atreverse a hacer otro comentario que pudiera provocar la ira de su señor, se dio media vuelta y desapareció rápidamente.

Voldemort se sentó en su trono mirando al techo con un aire tenso y preocupado, sus pensamiento completamente dirigidos a la joven que se había enfrentado a él con un inmenso valor… Hermione Granger … sus mortífagos seguían en la sala, no se atrevían a moverse, alguno de ellos estaba seriamente herido pero aun así no se moverían, cierto que su señor era un hombre despiadado pero rara vez castigaba así a uno de los suyos y menos lanzaba maldiciones sin ningún criterio, el hombre también era un político y sabía que si se comportaba así no tardaría en perder adeptos.

"Draco" dijo casi en un susurro "acércate… los demás podéis iros" hizo un gesto con la mano despidiendo a sus siervos.

Draco tembló en el sitio y miró a su padre con ojos desesperados, Lucius estaba preocupado, el ataque al ministerio había sido su plan y no había salido bien, sólo había servido para que muchos de los suyos fueran encerrados, el Señor Oscuro querría venganza. Lucius hizo un ademán de avanzar junto con su hijo "No Lucius, márchate con el resto"

Las manos del hombre temblaban, su hijo era lo primero para él, estaba aterrado de lo que pudiera pasarle.

Una vez los demás abandonaron la sala del trono Draco se arrodilló ante su señor

"abre tu mente chico… muéstramela" y así penetró la mente del muchacho

Draco se sintió como si le hubiera golpeado un rayo, el señor oscuro estaba en su cabeza buscando maniáticamente todos los recuerdos relacionados con Granger, el primer día, el trato de Snape, cuando era premiada por sus notas, cuando estaba petrificada, el puñetazo que le dio en su tercer curso, los dientes, cuando entró del brazo de Viktor Krum, cuando escapaba de Umbridge, lo vio todo y lo peor no era solo que Draco lo estaba reviviendo, algunas cosas más de una vez…

Vio a Granger entrar en el baile con ese vestido siete veces, el puñetazo lo revivió otras tres pero lo peor es que era capaz de sentir los sentimientos de su señor, el orgullo, la risa, la excitación, algo incomprensible… cariño quizá… y Draco lo tenía claro… Granger estaba en peligro.

Cuando el Señor Oscuro abandonó la menté del chico Draco se encontró de frente con los ojos color sangre de su Seños, su amenazadora mirada carmesí estaba llena de ira "Crucio" susurró y Dracó se retorció del dolor.

"tsk tsk" hizo con la boca "me has dado mucha información joven Malfoy pero tu actitud me repugna… ¿así te comportas cuando no estoy yo para enseñarte humildad?" Draco intentaba incorporarse aún dolorido, no contestó

"márchate… pero recuerda que algún día ella se alzará a mi lado como mi igual, tu señora" Draco se puso en pie con los ojos abiertos como platos en completo shock "no lo olvides"

Snape estaba de pie en mitad de la enfermería ¿qué estaba haciendo aquí? Nunca hubiera pensado que acabaría frente a la cama de Hermione Granger, cumpliendo las órdenes del Señor Oscuro, estaba convencido que en algún momento habría mandado el asesinato de la chica, ella era demasiado lista para su propio bien… pero que la orden fuera salvarla… esa opción simplemente no estaba en el esquema de las cosas.

Después de haberse asegurado de que la chica sobreviviría se había dirigido a ver a Dumbledore y le había contado la noticia, tanto tiempo entrenando al chico Potter y el Señor Oscuro apenas se había fijado en él. Dumbledore parecía algo más alterado de lo normal pero aun así no lo estaba tanto como debería… esto era ridículo…

…O eso había pensado antes de ver la memoria del duelo entre Granger y Aquel-Que-No-Debe-Ser-Nombrado… la Orden había acumulado distintas memorias para analizarlas y ver las fuerzas de los mortífagos, y allí lo había visto… el duelo, claramente desigual… El Señor Oscuro podría haber acabado con la chica en cualquier momento, pero a pesar de eso… Ella había estado perfecta, tan valiente, tan decidida, protegiendo a Potter en cada momento, por encima de su propia seguridad, tan leal…

Snape se había quedado completamente ensimismado, nunca había visto nada tan bello…

Esto era peligroso, y más aún la revelación que había hecho Dumbledore… "Harry está bien, está con Remus, ambos están intentando sobrellevar la muerte de Sirius… pero lo que más me preocupa ahora son los sueños que está teniendo Harry, son constantes, cada vez que cierra los ojos, recuerdos de la señorita Granger aparecen, dice que se repiten una y otra vez sin descanso, cada vez que ella se muerde el labio, que se coloca el pelo, cada poción, cada respuesta en clase… Tom siempre ha sido un hombre obsesivo… esto puede ser peligroso para ella"

Snape también había podido ver los sueños de Potter, había extraído una de las noches, había podido ver a Granger resolviendo su prueba para proteger la piedra filosofal, tres veces, era maravillosa… la había visto realizar la poción multijugos… y la había visto con Potter y Weasley pasando los veranos, bañándose con ellos, durmiendo en la misma cama, abrazada… eso había sido… perturbador, aunque más perturbador era la cantidad de veces que se habían repetido.

Harry no entendía, estaba preocupado y hacía ver en estarlo

"me preocupa el contenido… sexual de estos sueños Severus" dijo Dumbledore, Snape debía prepararse para ver al Señor Oscuro e informarle del estado de Granger, Dumbledore y él debían buscar la mejor forma de mantenerla protegida ¿no? "no podemos perder esta oportunidad de acercarnos más a Voldemort… esperemos a ver que quiere" y Snape suspiró, ahí estaba… el maldito bien común, parece que ni siquiera Granger vale lo suficiente, otra pieza que avanza en el tablero.

Snape la miró un momento más en aquella cama en la enfermería, tan débil, con el cabello alborotad, la tez blanca, los labios rosas e hinchados… Con esa imagen desapareció, preparado para informar al Señor Oscuro.

El Señor Oscuro estaba esperando en su sala del trono, ¿por qué Snape tardaba tanto? ¿está Hermione bien? El hombre jamás se había preocupado por otro ser vivo de esta forma, solo por Nagini y no de la misma forma… tenía que saber, cada imagen que veía de ella era más enternecedora.

Ese maldito de Dolohov, si siguiera vivo lo hubiera matado otra vez, ya no solo es que hubiera herido a la joven, que dentro de no mucho podría considerar suya, sino que el maldito se había entrometido en su duelo, eso era una falta de respeto a su señor, como si no le hubiera considerado lo suficientemente bueno, como si hubiera necesitado su ayuda en un duelo que realmente estaba disfrutando.

Sonó la puerta… al fin… "Entra"

Y Snape cruzó el gran salón y se arrodilló a los pies de su Señor, siempre tan impasible, siempre tan eficaz… su más leal mortífago.

"Dime Severus… no pongas a prueba mi paciencia ¿qué ha sido de la chica?"

"la maldición de Dolohov la ha dejado muy débil mi Señor, pero su vida no corre peligro, se encuentra en Hogwarts, recibiendo tratamiento" contestó Snape sin mostrar ningún tipo de sentimiento.

"muéstramela" dijo el Señor Oscuro, y sin más aviso penetró la mente de su sirviente, y vio la imagen de Hermione en la cama, con la herida sobre su pecho, la respiración profunda de la muchacha…

"Vuelve aquí con Draco"

Y con eso se volvió a quedar solo en su sala del trono

X

"¿qué es lo que quiere?"

"no soy quién para juzgar las intenciones de nuestro Señor, Draco"

Draco y Snape caminaban hacia la gran mansión donde residía el Señor Oscuro, ambos avanzaban nerviosos solo que desde el exterior solo uno lo parecía, esto preocupaba al profesor, sabía que el chico tendría problemas en este mundo oscuro si no era capaz de vaciar su mente y evitar mostrar sus emociones.

"¿tiene algo que ver con Granger?" volvió a preguntar Draco

"sí, es lo más probable" contestó Snape

"me castigó por como la he tratado en el colegio… me hizo mostrarle todas mis memorias de ella… varias veces" dijo Draco, sorprendiendo a su profesor, que intentaba por todos los medios predicar con el ejemplo y no mostrar sus convulsas emociones… castigar

"contente Draco, en breves estaremos ante nuestro señor"

X

Ambos entraron en la sala del trono, donde el Señor seguía sentado en su trono, con un aire de completo aburrimiento, prácticamente recostado sobre el asiento, Lucius Malfoy estaba frente a él de pie, se había girado levemente para ver entrar a su hijo, la preocupación se mostraba ligeramente detrás de sus ojos… tal palo tal astilla… pensó Snape

"Quiero discutir con vosotros… opciones" dijo el Señor Oscuro cuando sus tres siervos estaban arrodillados frente a él

"¿opciones mi Señor?" preguntó Lucius con un tono de voz inocente

"hay algo en Hogwarts que quiero… solo necesito la mejor forma de hacerme con ello" ante estas palabras del Señor Oscuro la boca de Snape se secó completamente, sabía que estaba hablando de Granger… no quedaba otra.

"Con Snape en Hogwarts no debería ser difícil mi Señor, todo se puede conseguir en su debido tiempo" dijo Lucius, que era el único que no entendía la situación… Draco estaba completamente petrificado, solo quería salir de allí lo antes posible.

Voldemort miró a Draco, sus ojos rojos fijos sobre él "tienes razón Lucius… este puede ser una buena oportunidad para que tu hijo muestre su… capacidad" Draco tragó con fuerza, mientras su padre empezaba a arrepentirse de sus palabras "Draco tu misión será traerme a Hermione Granger sana y salva, sin causarle ningún tipo de herida"

Lucius en aquel momento estaba completamente sorprendido, de hecho, Lucius no recordaba la última vez que había estado tan sorprendido, el Señor Oscuro pretendía arriesgar a su hijo para conseguir a la pequeña sangre sucia.

Snape que hasta ahora no había podido hacer más que observar cómo Lucius ponía en peligro toda su estirpe familiar, al final tuvo que hablar "Señor, la joven es… habilidosa, secuestrarla sin causarle ningún daño puede resultar una tarea tremendamente complicada, además de arriesgada para la propia vida de la joven, eso sin contar que la Orden la considerará una mártir, harán todo lo posible por recuperarla… No creo que sea la mejor opción"

El Señor Oscuro consideró las palabras de Severus, él tenía razón y conocía a la muchacha, después de haberla visto en el Ministerio, ambos sabían que ella no caería sin pelear, y como Draco la hiriera, aunque fuera sin querer, sería su sentencia de muerte.

"¿qué propones Severus?"

"nos olvidemos de que estamos tratando con Gryffindor, Señor, quizá la mejor estrategia es la directa… me acercaré a la chica y le diré que desea verla" dijo Snape con aire indiferente

"¿piensssas que la chica vendrá por su propia voluntad?" dijo Voldemort con un fuerte siseo, mientras su lengua viperina acentuando aún más su aspecto de serpiente, los ojos carmesíes se clavaban en Snape como si fueran dagas.

"no puedo estar seguro mi Señor pero, creo que es la mejor forma de aproximarnos, ella querrá ser valiente, saber que quiere de ella, se le llenará la cabeza con estúpidas ideas de heroísmo, querrá recopilar información para la Orden, creo que vendrá mi Señor" terminó Snape, Lucius le miraba con incredulidad pero Draco estaba convencido de que tenía razón… Granger vendría.

Voldemort se pasó la mano por la cara, los tres hombres le miraban directamente, una de las pocas veces que se atrevieron a hacer algo así, casi ningún mortífago miraba a la cara a su Señor, a ese rostro desfigurado, sin nariz, sin labios, la piel blanquecina y lisa, los ojos de un color rojo sangre completamente hundidos es sus cuencas ennegrecidas…

"haz eso Severus, habla con la chica… quiero que vengas a enseñarme lo que ella te ha dicho, quiero que me informes de lo que hace, de lo que dice…"

"Sí mi Señor" contesto Snape

El Señor Oscuro hizo un gesto con la mano para despedirlos, los tres se arrodillaron de nuevo y salieron de la habitación, sin darle la espalda.

"¿qué está pasando?" preguntó Lucius, mientras acompañaba a los dos a la entrada de la mansión, caminaba sujetando a Draco por el cuello.

"no soy quién para cuestionar los designios de nuestro Señor Lucius, eso lo sabes bien, algún motivo debe tener para querer a la chica, todos sabemos que es poderosa" contestó Snape

"y una sangre sucia" respondió rápidamente Lucius

"quizá eso importa menos de lo que nos pensamos" y así Snape agarró a Draco, alejándolo de su padre y apareció con él en la entrada al bosque oscuro, ambos entraron en Hogwarts sin dirigirse ninguna palabra.

Gracias a todos por vuestro apoyo al primer capítulo, la verdad es que las reviews y todo eso anima mucho a escribir...

Me está gustando escribir a Voldemort, es un personaje tan ambiguo que da mucho juego y Snape simplemente es ... como el olor a libro nuevo.

Espero que os guste