Maravillosa Criatura

Principios

Maravillosa Criatura

21- Principios

...

"El Señor Oscuro me está llamando" dijo el hombre, mientras recogía su levita y se la echaba por encima de los hombros.

"no puedes ir, Severus, estás débil, si descubre lo del beso… Severus no puedo cargar con eso, no puedo perderte… huye" Hermione estaba suplicando y sus ojos no dejaban de llorar, loraba en silencio, controlándose.

"¿Hermione? … mírame… " aún mirándole entre las lagrimas, no podía dejar de llorar "tengo que ir, el Señor Oscuro no puede quedar sin responder… Sea lo que sea ha valido la pena"

El profesor se apartó de ella y sin volver a mirar desapareció con el sonido de un relámpago.

Lucius estaba nervioso, el Señor Oscuro le había hecho llamar cuando ya era de noche, no era algo habitual.

Había una extraña noción popular que decía que los mortífagos vivían esencialmente de noche, que organizaban orgías y se acostaban todos con todos… esa noción era presuntuosa y nada más lejos de la verdad. La base del pensamiento del Señor Oscuro era recuperar las tradiciones mágicas, no el mal por el mal, compartía un máximo respeto por los vínculos matrimoniales y por cualquier clase de promesa hecha entre familias.

Tampoco violaban muggles ni nada de eso, si lo que no querían era tenerlos cerca, cualquiera que se acercara a uno era considerado inferior, ningún mortífago estaría con una persona nacida de muggles… Aunque… su Señor lo estaba, y parecía que quería que fuera parte de su círculo… Era confuso.

Lucius estaba llegando a la sala del trono y la magia que salía de allí era sobrecogedora, estaba completamente descontrolada, todos sus instintos le decían que saliera de allí, que no entrara, pero no había manera de evitar esto, el Seños Oscuro estaba cabreado y le tocaría enfrentarse a ello.

Llamo dos veces… nada… esperó unos segundos… nada… abrió la puerta.

La sala del trono tenía un aspecto horrible, la pintura de las paredes se habían levantado como si hubieran estado bajo el agua, los cristales estaban todos rotos en el suelo y había una especie de bruma oscura que no dejaba ver bien, una bruma formada por puro poder mágico.

El Señor Oscuro estaba sentado en su trono, tenso… fuera estaban las sonrisas burlonas y la constante cara de superioridad que tenía siempre, en su lugar estaba auténtica furia, mucho más de la que Lucius había visto cuando volvió de entre los muertos, de cuando fallaron en el Ministerio… era completamente visceral y violenta.

Magia descontrolada.

"échate a un lado Lucius, observa y se discreto" Era una orden dada con una voz clara y fuerte, los ojos rojos brillando peligrosamente.

"Sí, Mi Señor" Lucius se escondió entre las sombras del Gran Salón, bajo un fuerte hechizo desilusionador, no sabía que esperar, pero fuera lo que fuera no sería nada bueno.

Snape terdó menos de dos minutos en hacer el largo camino que separaba la entrada de la Mansión de la sala del trono, era un camino que él solía hacer en diez minutos, aprovechando la escusa de la distancia, solía pararse a odiar a los malditos pavos reales blancos, a recorrer los pasillos con los oídos bien abiertos por si escuchaba alguna cosa…

Esta vez no fue así, en la puerta le recibió un elfo domestico que se dispuso a acompañarle hasta el Gran Salón, el bicho iba demasiado rápido, flotando por la casa y Snape estaba agradecido de que fuera de noche y no hubiera nadie en los pasillos, no le hubiera quedado nada de dignidad si le hubieran visto trotando detrás de la bestia.

"Aquí Maestro Snape" dijo la elfina y entonces Severus pudo ver que estaba casi tan aterrorizada como él.

Llamo dos veces… nada… esperó unos segundos… nada… abrió la puerta.

"¿mi Señor? Me ha he…" no llegó a terminar la frase

"Crucio" siseó una voz a lo lejos

El dolor recorrió su cuerpo como si sus órganos se estuvieran doblando, como si su sangre estuviera hirviendo.

Severus había estado bajo esta maldición incontables ocasiones, especialmente cuando el Señor Oscuro se enteró de que había estado en Hogwarts todo el tiempo que él había estado desaparecido, por suerte el Slytherin era lo suficientemente astuto como para volver a ser uno de los miembros más respetados de sus filas, pero el tiempo que había sido castigado por ello, había sido el más doloroso de su vida.

La maldición se detuvo después de unos segundos que parecieron horas

"¿Sabes por qué estás aquí?" pregunto su Señor, haciendo brillar peligrosamente sus ojos color sangre.

"no, mi Señor" Snape no estaba dispuesto a confesar sin ser acusado.

"Crucio" y el dolor de nuevo.

"Severus, me temo que mi compañera, mi mujer, la cual dejé a tu cargo ha sido atacada" comenzó el Señor oscuro como si no acabara de someter al hombre a varios minutos de intenso dolor.

"¿atacada?" preguntó Snape con cierta sorpresa en su voz "nadie me ha informado de algo así"

"Crucio" esta vez solo fue una advertencia "La marca de Hermione, he notado como alguien ponía sus manos en ella, atacándola sexualmente ¿acaso no era tu intención protegerla?"

Una inmensa tranquilidad llenó el cuerpo de Severus, aunque su cara seguía completamente impasible.

"Si ha sido atacada debo volver lo antes posible" contestó el profesor.

Voldemort levantó una ceja hacia él, analizándole cuidadosamente "ahora está a salvo ¿crees que estaría aquí sentado si no lo estuviera?"

Severus agachó la cabeza, no sabiendo muy bien que sacar de esta conversación, e intentando evitar a toda costa descontrolar sus pensamientos y transmitirle algo al Señor oscuro que podía provocar su muerte.

"Quiero que prestes especial atención, Severus, mañana tengo mi cita con la chica y quizá alguien intenta evitarla… Vigila a Weasley y a Potter…"

Severus hizo una pequeña reverencia "Sí, mi Seños"

"Lárgate"

Y no lo podría haber hecho más rápido

"Lucius"

El hombre salió de entre las sombras, levantando su hechizo desilusionador

"Pon a trabajar a nuestros espías dentro del colegio, quiero que mantengan vigilado a Snape y que eviten que esté a solas con Hermione… Nuestro buen profesor oculta algo"

"¿mi Señor?" preguntó Lucius, no esperandose ese encargo

"él ha sido quien ha activado la marca… no tengo forma de confirmarlo, pero sé que es verdad como sé que pagará por ello en cuanto deje de necesitarle" el tono de Voldemort era oscuro y amenazante, uno que no querrías escuchar dirigido hacia ti. "lárgate"

Lucius hizo una pequeña reverencia y obedeció rápidamente, saliendo de la sala y poniendo la mayor distancia con el Señor Oscuro como le era posible.

No podía dejar de pensar en Severus, su viejo amigo, el niño al que había rescatado en el colegio, lo fuerte que había sido… si Lucius hubiera estado bajo el efecto de la maldición Cruciatus como había estado Severus y como la había sufrido él varias veces… hubiera acabado en el suelo, prácticamente inconsciente, llorando y habiéndoselo hecho encima…

Sin embargo, Severus no había ni hincado una rodilla, lo había aguantado solo soltando el más mínimo ruido de dolor, que se había escapado por sus labios, era magnifico, tan poderoso, fuerte, oscuro como la noche, pero brillante a su manera.

¿podía ser que hubiera caído por Granger? ¿Qué se hubiera puesto en peligro por una mocosa? ¿Qué se hubiera acercado a ella con alguna intención inapropiada? No su Severus.

Lucius llegó a su habitación privada y cerró la puerta tras de él, en cuanto estuvo en su pequeño santuario cayó de rodillas, se llevó las manos al rostro y suspiró con fuerza.

"¿qué has hecho?" le preguntó al aire y el aire no respondió.

Era de noche y Hermione estaba caminando detrás de Draco, de nuevo el profesor Snape había sido incapaz de acompañarla ¿el Señor Oscuro? ¿Dumbledore? No sabía quien se lo había impedido, aún estaba preocupada por el estado de su profesor, pero ahora mismo tenía otras cosas de las que preocupare, como el hecho de que Draco la estaba acompañando a la red floo operativa más cercana.

Sabe que has sido "atacada" pero no por quien

Eso era lo único que había oído de su profesor antes de salir, en una nota entregada por un elfo doméstico… nada más, ni si estaba bien, no sabía nada más.

"Granger, concéntrate, has llegado demasiado lejos como para dejar que te maten ahora" dijo Draco algo molesto, en ese momento se dio cuenta de que probablemente Draco supiera más que ella, pero que no estaba dispuesto a responder a ninguna de sus dudas.

Sin decir nada, Hermione entró en la chimenea, Draco la observó unos segundos antes de echar el polvo sin meterse con ella, Hermione llegó a oír un débil "Ministerio de Magia" salir de los labios del rubio.

Hermione estaba allí… Donde había estado hace tanto tiempo, el gran pasillo de entrada del Ministerio de Magia, el maldito suelo verde color Slytherin, las estatuas de oro mostrando todas las criaturas que el ministerio no defendía, como si fueran trofeos de caza, lo único bueno de esas estatuas es que le habían defendido una vez.

"Fue un hechizo maravilloso" dijo una voz conocida detrás de ella.

Hermione se giró para encontrar a Voldemort detrás de ella, hubiera saltado del susto sino fuera porque había conservado su aspecto humano, ese cabello negro, esa cara que podría haber sido esculpida en piedra, con esos ojos rojos a los que Hermione les estaba empezando a coger el gusto.

El Señor Oscuro extendió una mano hacia ella, ayudándola a incorporarse.

"¿No es peligroso para ti estar aquí?" preguntó Hermione curiosa, desde que el Ministerio había confirmado la vuelta de Voldemort, porque ya no les quedaba otra, habían aumentado mucho la seguridad y la presencia de dementores en todas las instituciones del gobierno, incluido el Ministerio y San Mungos.

"Los dementores han sido… eliminados. Mañana por la mañana, mis hombre entrarán en el Ministerio y retomarán todos los puestos de poder, te he traído para que pudieras ver este sitio por última vez, antes de que sea mío" el orgullo era palpable en todo lo que estaba diciendo, era frio y calculador, pero emocionante para el hombre.

El Señor Oscuro estaba paseando con ella enganchada del brazo, caminaban por el pasillo observando la parte elevada del Ministerio, las ventanas, los ascensores, estaba todo ligeramente alumbrado, el agua corría, pero se notaba que el edificio estaba completamente vacío, Hermione se hubiera atrevido a decir que el ambiente era… Romántico.

"Nunca he tenido respeto por esta institución… Sus políticas sobre criaturas mágicas son ridículas y su organización es corrupta" a Hermione de verdad no le gustaba el Ministerio, aunque sospechaba que mientras Voldemort quería hacer sus leyes más duras, ella quería hacerlas más laxas.

El Señor Oscuro soltó una pequeña risa, poniéndose en frente de Hermione y bajando sus labios a los de la chica.

Hermione le devolvió el beso, que fue un simple roce, no pudo más que sorprenderse cuando él se separó con tan solo eso.

"Alguien más ha besado tus labios, Hermione" la voz era seria y no era una pregunta, una afirmación, tampoco tenía tono de enfado solo de alejamiento, de neutralidad.

"Yo... Era un juego en el dormitorio de Gryffindor, nada serio… nada importante" contestó Hermione intentando sonar creíble, sonó avergonzada, aunque eso era algo que no estaba intentando conseguir.

"¿Crees que me voy a creer que participarías voluntariamente en uno de esos juegos?"

Hermione no sabía que contestar, no lo haría… y él lo sabía.

"No"

"¿Me estás mintiendo?... ¿estás protegiendo a alguien?" Voldemort estaba muy cerca de ella, su rostro a unos centímetros del suyo, pero mirándola desde arriba, su cuerpo rozando el suyo "¿Te diste voluntariamente?"

Sí, pero no lo dijo, iba a matar a Severus.

"¿Fue Weasley?" preguntó el Seños Oscuro

¿Ron? Ron estaba protegido dentro de Hogwarts, Ron no llevaba la marca, Ron era solo un niño.

Hermione asintió y Voldemort se quedó sorprendido

"¿Estás segura de que esa es la respuesta que me quieres dar?" Sonaba amenazante, sonaba incrédulo, sonaba de muchas formas.

"Sí, él me besó para convencerme de que no saliera contigo, yo le rechacé, fue inocente" comenzó a explicarse Hermione.

Sin duda hizo un gran papel con su mentira, mucho mejor del que se podía esperar de una Gryffindor, pero algo en los ojos de Voldemort dejaba ver que ella no le estaba convenciendo.

Voldemort se apartó de ella y se sentó en el bordillo de la fuente, detrás de él se veían el agua caer y las esculturas doradas, la dama y el centauro… Se quedó ahí sentado mirándola, sabiendo que le había mentido.

Hermione estaba parada enfrente suya, quieta, como si el más ligero de los movimientos fuera a hacer que Voldemort reaccionara, como si el más ligero de los pasos fuera a significar el asesinato del profesor Snape.

"Ven aquí" ordenó el Señor Oscuro, haciendo que Hermione reaccionara casi inmediatamente, en dos pasos estaba frente a él, de pie entre sus piernas, mirándole desde arriba, pero aun así sintiéndose la criatura más pequeña del mundo "ponte encima mío y bésame, convénceme de que me deseas, de que solo estoy yo"

Hermione se colocó encima de él, sentada sobre su regazo, con las piernas a cada lado de su cintura, el cuerpo de Tom Riddle era más fuerte que el de Voldemort, y podía notar todos sus músculos debajo de sus manos, su altura, su fuerza.

Él se quedó quieto esperando a que Hermione actuara, a que hiciera lo que ella quisiera, a que demostrara lo que tenía que demostrar, a que le hiciera olvidar sus mentiras.

Estaba insegura, habían iniciado muchas veces ese baile, pero pocas veces le dejaba hacer lo que ella quisiera… solo en esos momentos en los que ella sabía que tenía mucho que demostrar.

Hermione le besó en los labios, primero castamente, viendo que él no iba a profundizarlo ni a tomar la iniciativa como ella esperaba, forzó sus labios con los suyos y abrió su boca, explorándola cuidadosamente con su lengua.

Voldemort la tomó de la cintura, atrayéndola hacia él con el más ligero de los movimientos, pero haciendo que la pelvis de ella chocara con la suya.

"Mi dulce gatita" decía el Señor Oscuro devolviéndole el beso con la misma delicadeza como estaba usando ella "te recuerdo, aquí luchando, dijiste que no eras nadie, pero no es verdad, tu lo eres todo" dijo Voldemort, subiendo sus caderas, rozando contra lo más sensible de Hermione.

"Estaba muy asustada" dijo Hermione temblando ante el contacto del cuerpo del Señor Oscuro contra el suyo.

"lo hiciste de maravilla, mucho mejor que mis mortífagos, mucho mejor que Potter… Eres perfecta"

Voldemort subió sus manos por sus piernas, desnudas, comenzando por las rodillas, subiendo por sus muslos, debajo de su falda… Hermione se había presentado con el uniforme escolar, ya que había ido directamente desde Hogwarts, una grata sorpresa.

Sus manos seguían subiendo y el cuerpo de Hermione tembló de la anticipación, colocando sus dos brazos alrededor de su cuello y apoyando su mejilla contra el cabello negro de su joven amante.

"shuuu… pequeña, recuerda que tienes mucho que demostrarme, no me vas a dejar a mi todo el trabajo ¿verdad?" su voz era burlona y demandante.

Hermione no sabía muy bien qué hacer, como darle lo que quería, sacó una de las manos de alrededor de su cuello, y la bajó por la túnica del mago, siempre tan vaporosa, siempre tan fácil, pero se veía incapaz de seguir.

"¿me estás haciendo esperar?" el Señor Tenebroso dejó de mover sus manos por los muslos de Hermione.

Simplemente no estaba satisfecha, estaba en mitad de la entrada del Ministerio, sin saber muy bien que la esperaría al día siguiente cuando cayera la institución, sin saber que esperar de nada, después del miedo que había pasado la noche anterior, sin saber que había sido de Snape.

No podía.

"Si no puedes demostrar que eres mía… Tendré que buscar otra forma" Voldemort la miraba a los ojos intensamente, e incluso desde abajo, era una mirada completamente aterradora, sus bellas facciones no hacían nada para ocultar el brillo de sus sangrientos ojos "¿Quizá es que crees que te mereces un castigo?"

Hermione tembló, porque no se le ocurría que más podía hacer además de temblar.

Voldemort cogió a Hermione del pelo con el puño cerrado y la atrajo hacia si, moviendo sus labios violentamente sobre los de ella hasta que esta cedió al beso, fuerte como siempre, cuando ya se estaba dejando llevar, Hermione notó un intenso dolor en su labio inferior… la estaba mordiendo con fuerza, haciendo que sangrara.

Soltó un pequeño quejido de dolor, que hizo que se rompiera el beso, llevó una mano a tocarse los labios, pero él la detuvo, haciendo ese sonidito que la ponía tan nerviosa.

Tsk… tsk

"Mi pequeña leona… Tu sangre sella tus disculpas" llevó un dedo a sus labios, donde la sangre estaba comenzando a caer por las comisuras, y con los dedos manchados, dibujó el contorno de sus labios, deteniéndose en cubrirlos completamente con la sangre.

"Belleza" el rojo cubría sus labios, del mismo color que sus ojos, como el pintalabios más antiguo del mundo.

Así la besó, probando su sangre, llevándose todo lo que podía con la lengua, el sabor y el olor le excitaba y le hacía moverse como aquella primera vez, con rabia controlada, con calma acelerada… con odio enamorado.

Sin que Hermione se diera cuenta, la túnica del Señor Oscuro estaba abierta, mostrando su imponente miembro, ella fue a tocarlo, intentando recobrar un ápice de control que siempre le acababa arrebatando, no se lo permitió, apartó su mano, agarrándola y llevándola a su espalda.

"Perdiste tu oportunidad" y metió la otra mano por debajo de la falda, apartando sus braguitas con los dedos y acercándola más hacia él, alineándola donde debía estar y con un simple movimiento, mientras seguía devorando sus labios ensangrentados, subió la pelvis, haciéndoles uno de nuevo.

N.A: AAAhhhh que nerviosa me he puesto con esta última escena, ligero juego de sangre y obvio dub-son.

¿qué os ha parecido? Me gustaría saber qué pensáis

Además, ¿qué pensáis de Lucius? Me ha salido un poco amor no correspondido con Snape ¿eso parece? no está hecho a posta... ¿o sí? quizá a sido mi subconsciente.

contesto Reviews:

: claro que estás a favor de VL/HG es tu especialidad ¿sabes lo que me has hecho sufrir? muertes inesperadas y todo... eres una torturadora profesional, asesina de Sverus y Plot Tiwst en el último momento.

Dawny Snape: Gracias por tu comentario, valoro mucho tu opinión (Busco tus comentarios en algunos fics para ver como están yendo...)

rare . clone : jajaj me has hecho sonreir, siempre que puedo contesto (guiño)

Os dejo mis recomendaciones Lucius/Hermione... bookybuku . com category/malfoy/lucius-malfoy-hermione-granger/

Gracias por leerme

un besazo

bookybuku