Maravillosa Criatura

Volviendo a casa

Maravillosa Criatura

14. Volviendo a Casa

Eso sería una prueba para ambos, quizás esto era el caramelo que necesitaba para hacer que Hermione tome su marca… Severus sería un problema, estaba claro que deseaba a la muchacha, pero después de su nuevo nivel de intimidad, ella estaba atada a él… Ella no dejaría que un siervo se le acercara de esa manera.

"Te llamaré, hablaré con ella y llegaremos a una solución"

El Señor Oscuro se levantó de su trono, en esa habitación que Hermione odiaba tanto y se dirigió de vuelta a su habitación, donde estaba su bruja… SU Hermione.

Cuando Voldemort llegó a la habitación, Hermione estaba recostada en la cama, con la espalda contra el imponente cabecero de madera negra, leyendo el libro sobre torturas que él le había dejado, estaba poniendo una cara muy divertida mientras inspeccionaba las imágenes, era entre asco y sorpresa, era divertido verla así.

Adorable…

Hermione le vio entrar y bajó el libro, observándole atentamente para ver que tendría que decir, que haría, él se acercó a la cama y se quedó de pie mirándola desde arriba, ella se empezó a poner nerviosa, pero mantenía una sonrisa tentativa en los labios.

"Tus amigos de Hogwarts están desesperados por volver a verte" dijo Voldemort viendo como la cara de Hermione se iluminaba "han movilizado a la Orden para encontrarte"

Hermione no había oído absolutamente nada del mundo exterior hasta este momento ¿por qué se lo estaba diciendo ahora?

"¿Qué vamos a hacer?"

"Eso depende de ti… No me hace mucha gracia perderte de vista, pero supongo que si no sales de Hogwarts… Siempre sabré donde estás" Voldemort estaba pensando en voz alta, parecía estar autoconvenciéndose.

"Volver a las clases… Tengo ganas de ver cómo puedo hacer todas mis tareas con lo que he aprendido aquí, quizá me echan de allí" dijo Hermione, intentando convencer al Señor Oscuro sin que se notara demasiado, jugar el papel de alumna perfecta nunca había sido un problema para ella.

"Siempre tienes a donde volver" dijo él sonriéndola de esa forma siniestra tan características suya y en ese momento Hermione supo que le había convencido, que iba a volver a Hogwarts, que iba a ver a Harry y a Ron… Volvería a estar en clase con Snape, sin preocuparse demasiado por lo que hacía, ni por lo que pensaba… Quería correr por los jardines, quería nadar en el lago negro, ir a Hogsmeade.

"Me tienes que decir que piensan que he estado haciendo en este tiempo" Hermione intentaba hablar lo más calmado posible, ocultando su excitación.

"No solo eso, tendrás que seguir ciertas normas" Voldemort estaba muy serio, de esa seriedad que daba miedo "no creerás que voy a perderte de vista con tanta facilidad".

En este momento el Señor Oscuro se sentó en el que era su lado de la cama, entre Hermione y la puerta y se sentó con la espalda en el cabecero, como estaba Hermione, de esta forma le resultaría más difícil ver su rostro, pero sentiría como él la miraba desde arriba, siempre desde arriba.

"Quiero que me escribas una vez por semana, ya veremos a quien diriges la carta, a un primo, o… a un chico que conociste en tu estancia en el Ministerio, así podrás escribirme lo que quieras" agachó la cabeza y la besó en la frente, muy dulce para la insinuación que había en sus palabras.

¿quería que le escribiera cosas sexuales?... Hermione esperaba que no, si no podía ni decirlo, imagínate escribirlo, podría parecer más fácil porque él no estaría enfrente, mirándola, analizándola, pero escribiéndolo se quedaría ahí para siempre, cualquiera podía leerlo, siempre volvería hacia él. Espera…

"¿Ministerio?" preguntó Hermione un poco sorprendida.

"Para Hogwarts estás en el Ministerio de Magia haciendo unas prácticas"

"No me extraña que se hayan dado cuenta de que no voy, si no he pisado el ministerio desde que vine aquí"

"Se trata de un departamento que controlo yo" dijo Voldemort sin la mayor preocupación "cada vez que alguien preguntaba por ti, solo daban alguna excusa"

Hermione estaba sorprendida del poder que había alcanzado el Señor Oscuro, controlando departamentos enteros dentro del ministerio, su poder llegaba más lejos de lo que el mismísimo Dumbledore les había hecho creer.

"Entiendo… Tengo que inventarme varios meses de vida como aprendiz en el ministerio" Hermione era muy buena organizando, controlando, escribiendo, investigando, pero no era un ser imaginativo y mucho menos bajo esta presión.

"Tengo preparados unas memorias para ti... Así, aunque el viejo usara legeremancia contigo tendrías algo que enseñarle"

"El director nunca usaría legeremancia conmigo, y menos sin mi consentimiento" Hermione no había tenido tanto contacto con Dumbledore como lo había tenido Harry, pero este tenía una fe ciega en él y por algo sería…

"Sigues siendo inocente, mi dulce leona… Eso es refrescante" Voldmeort la besó en la coronilla como si lo estuviera haciendo a un niño, eso enfadó mucho a Hermione, odiaba que la trataran con condescendencia…

Aunque pensándolo fríamente… Dumbledore no había tenido mucho problema en mandarla a la boca del lobo, aunque el profesor Snape hubiera intentado salvarla, no le hubiera dejado, parece que el bien común tiene más importancia que cualquiera de sus vidas, definitivamente Dumbledore le leería la mente.

Hermione estaba perdida en sus propios pensamientos y cuando se dio cuenta el Señor Oscuro la estaba mirando directamente a los ojos.

"Realizaciones… descubrimientos… La cara que pones cuando descubres que tengo razón es la que más me gusta" su tono era burlón, casi como si estuviera contando un chiste "aunque recientemente he descubierto otra que también está entre mis favoritas" esta vez la besó en los labios, levantándose del cabecero de la cama y colocándose sobre ella, como si fuera un depredador.

"Me vas a echar de menos" dijo el Señor Oscuros y durante el resto del día se perdió en ella, de forma totalmente diferente, esta vez era lento y largo, personal y profundo. Iba a ser recordado, pero no como Voldemort, eso era fácil, todo el mundo recordaba el terror, el dolor, lo perdido, pero Hermione no le iba a recordar así, ella era la única que podía verlo como un ser físico, corporal, podía recordar su tacto y la temperatura de su cuerpo… Y lo iba a hacer.

Habían pasado horas el uno junto al otro, ahora estaban en silencio, Hermione no sabía que pensar, el Señor Oscuro sabía como jugar con las emociones de los demás, no debía olvidar que todo era un acto egoísta, que todo era tan artificial como su cuerpo, que no significaba nada.

Hogwarts… Hogwarts… Hogwarts…

Era una plegaria y hasta ese momento Hermione no se dio cuenta de las ganas que tenía de volver…

"Debes llevar mi marca" Voldemort dijo al final como si no significara nada "no te dejaré ir si no llevas mi marca" estaba tranquilo, como si supiera que este era el momento crítico, el momento en el que ella se estaba dando cuenta de todo.

Hermione estaba pensando a toda velocidad ¿Qué quería hacer? ¿podía llevar la marca? ¿ser una mortífaga? ¿podía no ir a Hogwarts ahora que ya se había hecho ilusiones? ¿podría soportarlo?

"¿llevar la marca en el antebrazo? ¿cómo todos los demás?" preguntó Hemione para hacer tiempo, queriendo que el Señor Oscuro hablara y le explicara más sobre la marca, pero la expresión de Voldemort cambió al momento, algo había dicho… ¿qué había dicho?

"Mi dulce gatita, tienes razón, claro que no…Tu no eres como el resto de mis mortífagos, tu eres diferente para mi" la acariciaba con extraño cariño, algo que solía hacer él, una forma patentada de ser amoroso y a la vez dar miedo "¿Estarías dispuesta a ponerte otra marca, una creada especialmente para ti?"

"¿qué haría?"

"Serviría para llamarte, notarías cuando yo te llamo, sería diferente a lo que sienten mis mortífagos, ellos sienten dolor, tu sentirás un pequeño cosquilleo… Será una forma de escape para ti, la marca podrá traerte hasta mi cuando lo necesites" Voldemort no quería decir mucho más "creo que una pequeña serpiente en tu tobillo sería lo más adecuado, así no se te vería mientras estés en Hogwarts… Te haré algo más grande cuando no tengas que ir a esas molestas clases"

El corazón de Hermione se estremecía, quería volver a Hogwarts…

"Me parece bien"

Voldemort se movió al momento, cogió una de sus piernas por la rodilla y la levantó cuidadosamente hasta que su pie estaba cerca de sus labios, recorrió su empeine, bajó por los tobillos y depositó un beso debajo del tobillo de Hermione, que estaba completamente roja y abierta delante de él, completamente a su disposición.

Con un movimiento de varita y sin decir ni una sola palabra, un pequeño tatuaje de una serpiente, que podría ser Nagini apareció en su tobillo, sin dolor y era completamente perfecto.

"ya está, preparada para ser mi pequeña espía"

Hermione volvía a Hogwarts

Al día siguiente

Severus iba recorriendo la mansión que para su gusto se estaba haciendo demasiado familiar, los malditos cuadros, pasar por al lado de sus "compañeros", cada vez que salía de allí notaba la magia oscura recorriendo sus venas y eso que normalmente solo estaba unas horas, Hermione llevaba allí demasiado tiempo.

A Severus le había ido bien la fama de amargado que se había ganado a lo largo de los años, solo le pedían que estuviera lo justo y lo necesario, no quería ni saber lo que ocurría en esa mansión por la noche, simplemente no quería, estos mortífagos tenían la capacidad de sobrepasar hasta sus peores pesadillas.

Cruzó el último pasillo y se paró frente las puertas del gran salón, donde estaba el trono, se tomó unos minutos para respirar, hoy sabría si el Señor Tenebroso habría mordido el anzuelo, si le dejaría llevarse a Hermione de allí.

Tranquilizando su expresión y sus pensamientos, abrió la puerta de par en par.

Allí estaba Voldemort sentado en el trono, con expresión tranquila y sentada en el reposabrazos estaba Hermione, con la chaqueta puesta y con zapatos, esa no debía ser mala señal.

"Severus" el Señor de las Tinieblas le hizo avanzar hasta que estaba enfrente de ambos, donde hincó la rodilla "Hemos estado discutiendo la situación con la Orden y hemos decidido que lo mejor es que Hermione vuelva a Hogwarts" dijo con tono condescendiente mientras pasaba un brazo por la cintura de Hermione. El gesto hizo que los pelos de la nuca del profesor de pociones se erizaran.

"Pero como comprenderás se necesitan unas normal… algunas líneas de actuación para asegurarnos de que Hermione esté segura" prosiguió Voldemort mirando a Hermione, la que le devolvió una sonrisa que no llegaba a los ojos.

Estaba nerviosa, Severus podía verlo, solo esperaba que no fuera por irse, tenía que alejarla lo antes posible de este lugar.

"No es nada que no sepas, aunque la norma más importante es la única que te has saltado… No permitiré que nadie la toque, menos de la forma en la que la tocaste tú Severus, esto debe quedar claro" Voldemort observaba atentamente a su siervo mientras él mantenía su cara impasible, Hermione sin embargo estaba completamente roja, recordando la mano de su profesor recorriendo su torso.

"Hermione y yo nos reuniremos a solas, os informaré por carta a ambos previamente, tendrás alguna excusa preparada para que el viejo no sospeche nada… Hermione se comunicará por carta conmigo, como si fuera un compañero del ministerio… Ella ha visto memorias de sus días en el ministerio y sabe como hacer que parezcan suyas, no tienes que preocuparte por las técnicas del viejo" Severus asintió.

"Ve con él, pequeña leona" Hermione se levantó y cuando se dispuso a alejarse, Voldemort la cogió de la mano y la tiró hacia él, besándola en los labios. Severus apretaba los puños… Esto era una tortura.

"Recuerda tus pesadillas" le susurró el Señor Oscuro, un secreto que solo compartirían ellos, los recuerdos de una amenaza.

Hermione bajó del pequeño estrado en el que estaba el trono y se dirigió hacia Snape, este se levantó elegantemente "No habrá ningún problema, mi Señor" hizo una señal a Hermione para que esta avanzara.

Cuando salió por la puerta él iba detrás, cuando avanzaba por los pasillos, él iba detrás, cuando salieron por la puerta, él iba detrás. Cuando estaban en el límite de los jardines de la mansión Malfoy, Severus alzó su mano y la puso en el cuello de Hermione, sosteniéndola con fuerza, pero con cierto cuidado y apareció.

Cuando Hermione abrió los ojos estaba en unos cuartos extraños, un sitio que no conocía, ella no había hablado en ningún momento por miedo a que algo fuera mal y no la dejaran volver a Hogwarts, cuando se vio en un sitio que no conocía… este fue el primer miedo que tuvo ¿le habrá llevado a otro lugar? ¿no la dejarán volver a Hogwarts?

"¿profesor?" preguntó con cierta alarma.

Severus hizo lo posible por relajar su expresión, casi parecía que estaba sonriendo.

"Estás en Hogwarts"

Hermione sonrió con aire triunfante

Quiere estar aquí…Quiere estar aquí… Se repetía Severus como un mantra.

"Estos son mis aposentos, quería traerte aquí antes de ir a ver al director" estaba hablando lo más tranquilamente que podía "aquí nadie puede verte, nadie puede saber lo que pasa aquí, ni Dumbledore ni el Señor Oscuro, aquí estas a salvo"

Hermione sentía algo muy extraño, algo como alivio, pero con una fuerte presión en el pecho, lagrimas se acumulaban en sus ojos "Me pueden leer la mente"

"Aunque lo intentaran, mis cuartos están protegidos contra esa magia también, solo te verían leyendo en la biblioteca, quizá podrían notar que pasa algo raro, pero aún así no podrían alcanzar tus recuerdos reales, mi magia los protege" Severus estaba particularmente orgulloso de esa pieza de magia.

"¿Puedo hacer lo que quiera aquí? ¿ellos jamás lo sabrán?" una pequeña lágrima se escapó y recorrió la mejilla de Hermione.

Bueno, lo que quieras es un poco precipitado… pensó Severus, pero viendo el estado en el que estaba la joven que le robaba gran parte de sus pensamientos solo pudo asentir.

Hermione se movió como un rayo, y se abrazó a él, algo que no se esperaba y casi se van ambos al suelo, Hermione se hundió en su pecho, llorando libremente. Estaba deseando abrazarle, encontrar consuelo, cuando vio esas pesadillas tuvo un sentimiento de perdida y no supo entender que era, y ahora lo comprendía, era el saber que nunca podría hacer algo así, que nunca podría sentir sus brazos rodeándola… ahora podía.

"Severus"

N.A: Aquí está un cambio que estaba esperando, Hermione vuelve a Hogwarts y estará más cerca de Severus, aunque Voldy siempre estará pendiente (aunuqe puede que no tan reptiliano como lo habíamos visto hasta ahora)

así que evabarroso351 no te preocupes, no nos podemos fiar mucho de lo que dice el Señor Tenebroso xk se cree demasiado bueno para su propio bien, Hermione puede que no tenga las cosas tan claras como él se piensa.

He estado pensando en finales para esta historia y se me ocurrió uno que aunque me gustó mucho no me encaja, aún así lo he dejado escrito en un One-Shot que se titula "El Poder Duele" ( s/13871811/1/El-Poder-Duele ) este es un posible final que no será.

Tengo curiosidad por saber cómo esperáis que termina LV/HG o SS/HG ¿? comentarmelo en las Reviews porque he notado diferentes opiniones y me tiene muy intrigada.

También me encantaría que me recomendarais vuestro Fics favoritos para superar mi pequeña crisis lectora

...

Un Besazo

BookyBuku