Maravillosa Criatura

Aceleración

Maravillosa Criatura

cap. 22 Aceleración

Severus Snape estaba en el laboratorio, era el único sitio en el que podía pensar, en el que podía concentrarse, en el que aún se sentía como si tuviera algún propósito.

Dumbledore le había mandado numerosas pociones, escusas para tenerle ocupado después de reportar lo que había pasado la noche anterior, no lo del beso, eso es algo que el viejo no tenía por qué saber, sino la atenta mirada que Voldemort tenía sobre la chica, Severus no podía salir así de las barreras del castillo sin que él se enterase…

El director estaba preocupado porque al parecer, el profesor de pociones tenía riesgo de fuga, Severus no sabía si reír o llorar, ¿riesgo de fuga? Si llevaba casi veinte años en el mismo trabajo…. Aunque ambos sabían que había algo que había cambiado… Hermione… la dulce Hermione.

Sabía perfectamente lo que le había llevado a besarla, la necesidad de que ella supiera de sus sentimientos por si no sobrevivía a lo que estaba por llegar… La guerra. Los pensamientos de Severus seguían dirigiéndose hacia el pequeño dementor en la esquina de la habitación, a la risa de Hermione cuando lo vio, a lo orgullosos que le había hecho sentir cuando le alagó por su trabajo… era simplemente maravillosa.

La red floo se activó en su habitación, haciendo sonar una alarma en el laboratorio… pocas personas tenían acceso a esa conexión, la mayoría miembros de la Orden, pero ninguno era tan suicida como para presentarse allí sin avisar.

Sabía perfectamente quien era

"¿Lucius?" preguntó el profesor entrando en la habitación, el rubio ya se había hecho al espacio como si estuviera en casa, como cada vez que visitaba, no tardaba ni unos minutos en quitarse la chaqueta y en hacerse una copa, y allí estaba ahora, liderándose a si mismo a una copa de wiskey, del que Severus guardaba para ocasiones especiales.

El rubio hizo un gesto con la mano indicando que se callara "yo voy a pasar toda la noche sirviéndonos alcohol… tú tienes que explicarme que coño se te estaba pasado por la cabeza"

Snape no pudo más que suspirar, no sabía si esto era lo que necesitaba o lo que más miedo le daba.

Lucius estaba sorprendido de lo mal que lo tenía Snape, el idiota se había pillado de verdad y por la …. Lo que fuera… del Señor Oscuro. Triste y tétrico, además de potencialmente peligroso, el hombre siempre buscándose lo más difícil… nunca tendría la historia de amor que se merecía, no conocería a una persona buena que le quisiera tal y como es y que no le diera problemas… bueno, casi nadie conseguía algo así por muy sencillo que pareciera, ni siquiera él mismo lo había conseguido… Destinado a estar enamorado de alguien que no puede corresponderle.

"¿Entonces el Señor Oscuro sabe que he sido yo?" Severus preguntó para confirmar lo que Lucius le había dicho con su mera presencia.

"Ha mandado a sus espías en Hogwarts que te tengan controlado… y que no te dejen a solas con ella" confirmó el aristócrata.

"¿Con quién debo tener cuidado?"

"Los hijos del circulo, Nott, Zabini, Parkinson, Cabble, Goyle… tus queridos Slytherin"

"Vaya así que ahora también menoscaba mi autoridad con mis estudiantes… simplemente genial" Suspiró el profesor dejando que toda la tensión del día se resbalara por su cuerpo, estando demasiado cansado como para que le importara.

"No seas tan negativo, los jóvenes no son como los padres, ellos solo han conocido al Señor Oscuro como un ser despiadado, creo que tienes más opciones, quizá prefieren seguirte a ti" Así terminó el tema, ambos se quedaron pensativos, mirando al techo, bebiendo, Lucius fiel a su promesa no dejó que las copas se quedaran vacías y ambos sentían que acababan de desvelar algo importante.

Como todo lo que se piensa con la influencia del alcohol, necesitaría confirmación por la mañana.

Dumbledore no era un hombre que se arrepintiera, no podía permitirse ser especialmente sentimental, entre otras cosas porque todos los niños que pasaban por su colegio no duraban mucho, pero principalmente, por todo lo que había tenido que hacer por el "Bien Común". A veces dudaba de que eso existiera, de que todas las pequeñas personas que habían sacrificado eran menos importantes que el bien común.

Sacrificar a los Merodeadores había sido especialmente difícil, porque eso había sido, dejarles caer de uno en uno, Severus seguía siendo como un hijo para él, pero sabía la vida que le estaba obligando a llevar, pensó que sacrificar a Harry iba a ser lo que hundiera al profesor, pero definitivamente Granger era la que iba a terminar causando su muerte, de una forma o de otra.

De todas las personas que han tenido contacto con la Orden, Hermione Granger es a la única a la que Dumbledore nunca se hubiera imaginado como espía, y menos convirtiéndose en compañera-amante del Señor Oscuro, en su planificación de las cosas, Hermione iba a ser el cerebro del trio, acompañando a Harry en su aventura, pero lo que había descubierto iba mucho más allá, un fallo en las teorías de los Hollocruxes…

Una mujer, la caída del gran Tom Riddle iba a ser a manos de una mujer.

Si no lo había estropeado todo la tontería que había hecho Severus, pasara lo que pasara la noche anterior, había puesto la misión en gran peligro, todo por Hermione Granger, no podía permitir que algo así volviera a ocurrir, pero tenía que hacerlo con cuidado, hasta un observador externo podría ver que el hombre estaba a punto de hacer una locura.

Ahora, sentados en su despacho enfrente de él estaban, el susodicho y McGonagall, Dulce profesora.

Dumbledore temía el día en el que ella le sustituyera, no porque no fuera una mujer capaz, porque Minerva era una de las personas más sinceras, determinadas, leales e inteligentes que había conocido nunca, sino porque ella no sacrificaría a nadie por el bien común, ni ningún otro motivo, no, Minerva intentaría encontrar una manera, una imposible de encontrar y por eso perderían.

Lo tenía que dejar todo en marcha, todo encauzado.

"Estamos aquí para hablar del desarrollo de la Guerra" comenzó Dumbledore, sintiéndose bien con como sus dos oyentes estiraban la espalda y comenzaron a prestar atención "los dementores han abandonado el Ministerio y ya no están protegiendo el mundo mágico, no sabemos que ha sido de ellos" Minerva abrió los ojos cómicamente y Severus se llevó un dedo a los labios, probablemente pensando en su pequeño proyecto paralelo.

"Me temo que mientras hablamos los mortífagos ya se han infiltrado en el Ministerio" prosiguió el director.

Minerva soltó un sonido de sorpresa "Pero… ¿Albus?... ¿Cómo es posible que no se haya hecho nada para evitarlo? ¿les hemos dejado entrar sin más?"

Severus fue el que contestó la pregunta "La actuación del ministerio va a ser complicada, el Señor Oscuro va a incorporar a mortífagos reconocidos, pero no encarcelado, de tal forma no podrán encerrarles… si no me equivoco Yaxley debe estar retomando su papel como el director del departamento de aplicación de la ley… los que podrían echarle están bajo la influencia de la maldición Imperio, Voldemort ha tomado el Ministerio, pero sin que aparezca su nombre"

"¿Tú ya sabías que esto iba a pasar?"

"por – Favor" contestó Snape con un toque sarcástico, siempre había pensado que la profesora tenía que estar más informada, era la única que podía dirigir el colegio, la que podía proteger a los niños y llevar a la Orden por el buen camino que estaban perdiendo, es algo que Snape nunca diría en voz alta.

"Severus es la persona que mantiene informada a la Orden, Minerva, siempre debemos confiar en él" fue la confirmación que dio Dumbledore, Minerva entrecerró los ojos… sospechosa, Severus se hubiera sentido alagado, pero estaba demasiado cansado para que le sorprendiera algo tan banal, él era una pieza de ajedrez, como lo era Hermione.

"Hogwarts es impenetrable, deberíamos prepararnos para dar cobijo a todos los que el régimen del Señor Oscuro pueda poner en peligro" Minerva, como siempre una mujer práctica, se levantó para comenzar a hacer los preparativos.

"Hogwarts ha de permanecer neutral, tenemos entre nuestros muros hijos de mortífagos que estarán más seguros aquí que en sus casas" cortó Severus con una expresión seria

"no les sacarán de la escuela" Dumbledore también pensaba organizar algún tipo de ayuda, pero seguro que más selectiva que la que organizaría Minerva.

"Sí, si empiezas a acoger a nacidos de muggles, hombres lobos y demás criaturas… les vas a dar la excusa perfecta y nuestra primera responsabilidad es con nuestros alumnos"

Minerva volvió a sentarse y suspiró.

"Tú has estado protegiendo a tus cachorros de si mismos, Minerva… mientras yo he tenido que proteger a los míos de su entorno, sé perfectamente de lo que hablo"

Minerva le lanzó una mirada que él no había visto nunca, algo entre consideración y respeto.

"Además, no se puede decir que Hogwarts haya sido muy segura los últimos años, el mismísimo Señor Oscuro ha paseado por estos pasillos, un estafador, un troll, un basilisco, un hombre lobo fuera de control y no hablemos del pastelito rosa envenenado… Creo que deberíamos organizar lo que podamos en las propiedades de los miembros de la Orden y podríamos construir algunas viviendas en las partes más seguras del bosque maldito"

Dumbledore y Minerva se miraron, absorbiendo las palabras de su antiguo alumno.

"Tan cínico como siempre" dijo al final el director, a lo que lo único que recibió como respuesta fue un bufido.

Estas eran unas de las pocas razones por las que Dumbledore nunca se arrepentiría de tener al profesor de pociones en su bando, y nunca estaba de más el hecho de que era la última línea de defensa de la inocencia de sus Slytherin.

Las barreras protectoras del despacho del director sonaron, como si estuvieran crujiendo… y la gárgola que vigilaba la puerta habló… Director, el jefe de aurores está aquí para verle.

"¿Kingsley?" y la gárgola cerró los ojos en afirmación "hazle pasar" Dumbledore parecía sorprendido, esto fue una sorpresa en si misma, ya que Severus estaba seguro que el hombre había perdido la capacidad de sorprenderse hacía tiempo.

Shakelbolt entró por la puerta, tan elegante como siempre, alto y seguro, era admirable como el hombre se mantenía así incluso en los peores momentos, uno de los miembros de la Orden más prominentes, imposible de corromper… sería un gran Ministro de Magia.

Kingsley miró a su alrededor, asegurándose de que solo hubiera presentes miembros de la Orden "Dumbledore ¿se puede saber por qué había sangre de Hermione Granger en la entrada del Ministerio?"

Las miradas de sorpresa de los tres maestros fueron reveladoras y sus reacciones inmediatas.

"¡¿Albus!?" gritó Minerva

Severus se levantó en un solo movimiento y salió del despacho, mientras en los ojos de Dumbledore veía como todo se iba escapando de su control.

"¡Hermione! ¡Hermione!"

La voz era estridente y urgente

"¡Hermione!"

No tuvo más opción que levantarse "¿Harry? ¿qué ocurre?"

"la cicatriz, he notado algo…VEN" esto recordaba sospechosamente a sus primeros tres años en Hogwarts y como lo hizo tantas otras veces, Hermione salió de la cama y aún medio dormida, se preparó para seguir a su amigo.

"hay algo diferente en el castillo, viene de las mazmorras"

Harry se movió por la habitación, levantando lo que debía ser la capa de invisibilidad, dentro estaba ya Ron, viéndose demasiado grande para estar ahí, era raro, pero Hermione estaba contenta de estar los tres juntos viviendo una aventura como antes.

Los tres corrieron por los pasillos, solo escondiéndose bajo la capa de invisibilidad cuando se cruzaban con algún maestro haciendo la ronda, era pronto por la mañana, aún quedaba un buen rato para el desayuno, pero el castillo ya empezaba a tener movimiento.

"Es aquí" dijo Harry y Hermione entró en pánico cuando se dio cuenta de que se trataba de la entrada al laboratorio de su profesor "esp-" no pudo terminar la advertencia cuando Ron abrió la puerta.

Un dementor, bastante más grande de lo que había visto nuca, se abalanzó contra la puerta, eliminando y enfriando todo el ambiente a su alrededor, Hermione se echó para atrás, y pudo ver como detrás de la criatura, estaba el profesor Snape de rodillas en el suelo, claramente agotado después de usar gran cantidad de magia, cuando sus ojos se cruzaron desde ambos lados de la criatura, ambos mostraron algo poco apropiado para la situación… alivio… la tranquilidad de que el otro estaba a salvo.

"Experto Patronum" dijo una voz grave detrás del trio de oro. La criatura se echó para atrás ante el lince plateado que apareció delante suya, poco a poco este lo metió en su jaula como un perro que guía el ganado.

Hermione se giró para ver a su salvador, un hombre al que conocía y admiraba… Kingsley Shakelbolt

"Hermione… tú y yo tenemos que hablar"

N.A: Holiii! Aquí estamos de nuevo.

Tenía ganas de escribir a Snape como un cuidador de sus Slytherin, como la única persona que piensa realmente en su seguridad y como ellos no dejan de ser niños obligados a ser los malos... veremos más de los jovene serpientes dentro de poco ¿os gusta la idea?

En el proximo cap Hermione hablando y Kingsley y no se si escribir a Hermione y Minerva es una duda que tengo ¿hay otros personajes que os gustaría ver interactuar en esta historia?

Quiero avisaron que estoy de mudanza, me mudo al norte de España y este mes seré más lenta actualizando, pero todo llega, no me gusta dejar nada a medias y menos cuando hay gente esperando una actualización... No os preocupéis que esto continía y ya estamos en la recta final.

Contesto Reviews

rare . clown : gracias estos comentarios animan a seguir escribiendo

PrincessPanchali: cuando te maldije tantísimos meses atrás por como terminó una de tus historias (o dos) nunca pensé que te disculparías ajjajajajajja alivia mi corazoncito. Gracias por los ánimos.

Alrak990: yo estaba igual... en plan.. "¿por que estas escribiendo a Lucius? bueno... vale, no está tan mal" algo así fue

Muchas gracias por leerme

un besazo

BookyBuku