Maravillosa Criatura

9 Drogada

9.- Drogada

Voldemort la llevaba entre sus brazos, ella estaba casi dormida entre sus brazos, que Severus la hubiera tenido que drogar era entendible, pero el hecho de que estuviera tan ida, era un problema, no tenía sentido haberla hecho llevar ante los mortífagos si no se enteraba de lo que se había dicho, el hecho de tenerla entre sus brazos era suficiente como para perdonar, aunque solo ligeramente.

Era curioso, tenerla así sin que se asustara, se echara para atrás o le mirara como si fuera un monstruo… estaba tranquila, verla así era uno de los motivos por el que decidió que durmieran juntos

que bien salió eso, puff… suspiró el Señor Oscuro, algo muy poco característico

Quizá estaba pensándolo todo mal, ella era salvaje, una luchadora, así es como la conoció en la batalla del ministerio… "batalla"… los incompetentes de sus mortífagos jugando con niños y perdiendo… Si por lo menos se la hubiera llevado en aquel momento…

Severus había tenido razón, la chica vino a él, esa había sido una sensación poderosa, Hermione Granger, la princesa Gryffindor, se había rendido ante él… ella no lo pensaba así, pero así era, había venido, era suya…

Pero si se la hubiera llevado aquel día, si Dolohov no hubiera intervenido, la hubiera hecho prisionera y todo hubiera sido más fácil, la podría haber tomado en contra de su voluntad, la podría haber atado a su cama y no haberla dejado ir, pero así no tenía excusa…

¿acaso la necesitaba?... Él era el maldito Señor Oscuro, no necesitaba permisos ni justificaciones, ella lo sabía y le había dejado, le había dejado tocarla y si hubiera seguido también se lo hubiera permitido… ella tenía más clara su posición que él mismo…

Tenía que asumir que nunca le tocaría a él igual que lo hacía con Severus … Severus… ella había llegado completamente recostada sobre él, tranquila, recordaba como ese traidor la había tocado en la enfermería de Hogwarts, como había acariciado su cuerpo, como estaba caliente, como se le ponía la piel de gallina, como su respiración se aceleraba… Lo había visto en su mente como si hubiera sido él mismo… pero no lo había sido…

El Señor Oscuro había aprendido mucho con los años, desde que era un niño había tenido la necesidad de controlar, de predecir como actuarían los demás y no tardó mucho en darse cuenta de que el dolor o la muerte no eran siempre la mejor estrategia, a veces el dolor de otros era más temible que el propio, por eso a Malfoy se le manipulaba con el cretino de su hijo o con su mujer… había que saber por donde coger a cada uno.

Severus había sido algo complicado, estaba muerto por dentro, se movía como un autómata, aguantaba el dolor como si no fuera nada, se había pasado años así… hasta Hermione, en el momento que vio los recuerdos de ella, sabía que ahí estaba el punto débil… pero no podía herirla, no por él.

Lo que había hecho era suficiente, Severus era una persona que se odiaba a sí mismo y el hecho de pensar que su propia poción sería la que la metiera en su cama, le estaría consumiendo por dentro, no había mejor castigo que este, algo a la altura de su delito… desobediencia y estar demasiado cerca de ella.

Hacer que ella esté demasiado cerca suyo…

Sabía que había hecho a Severus miserable, pero lo más importante es que tenía que notar su presencia, aunque no estuviera allí, es un mortífago, está a su servicio y cada segundo que estuviera haciendo la poción se iba a acordar de ello.

Hermione se movió entre sus brazos, acercando su cara a su pecho y sus manos buscando la piel de su cuello… La poción de la paz no iba a estar tan mal al final de todo…

Llevó a Hermione a sus aposentos, y la recostó sobre la cama que compartían, estaba malditamente vulnerable, el vestido se iba levantando poco a poco, mostrando sus muslos, el día anterior había estado demasiado cerca para verla bien, y ahora estaba perfecta… medio desnuda… con la expresión tranquila, el cabello revuelto a ambos lados de la cara, como si fuera un halo.

Ella no pertenece aquí

Un ángel en el infierno, una Gryffindor entre Slytherins…

Seguía mirándola, como una presencia a los pies de su cama, una sombra oscura, un ser negativo que estaba acabando con su vida.

Debería estar tranquila en Hogwarts, si solo fuera así… pero ella estaría intentando luchar contra él, estaría poniendo esa cabecita suya a trabajar para derrotarle…

¿Cómo lo haría? ¿Cómo podía hacer que ella se uniera a él voluntariamente? En cuerpo y en alma… ni siquiera había conseguido que aceptara sus enseñanzas, seguían intentando elaborar contra maldiciones, eliminar sus conjuros desde zero, hacerlos inservibles… Su primera alumna, su aprendiz, demasiado bueno para ser cierto…

Su atención volvió a Hermione que seguía en la cama, sus manos buscaban las sábanas sin abrir los ojos, su cuerpo temblaba… frio, tiene frio… el frio era algo de lo que había hablado, frio… él no sentía frio, pero sentía el calor, el calor de su cuerpo, lo había sentido la noche anterior y era agradable, excitable, era sentirse humano otra vez.

Murmurando un suave conjuro de calor sobre su propio cuerpo, acercó una mano a su pierna, acariciando la suave piel de su muslo hacia arriba, ella se había quedado quieta, cuando apartó la mano volvió a temblar, como si el frio hubiera vuelto a entrar en su cuerpo

interesante…

Se echó hacia delante y volvió a colocar su mano en su pierna mientras la otra acariciaba su pelo, ella se acercaba hacia él y Voldemort queriendo estar aún más cerca de ella, se subió a la cama, ambas rodillas cerca de ella, Hermione se acercaba aún más, buscando su calor corporal.

Estaba casi contra su cuerpo, ida, medio adormilada, pero se movía hacia él posesivamente, como había esperado que lo hiciera la noche anterior, buscando su cuerpo, tranquila, satisfecha… Voldemort seguía acariciando su cabello y sus piernas… adoraba esa sensación, era tan suave… tan tierna

Poco a poco se fue recostando en la cama, casi sin pensarlo estaba tumbado a su lado, con las manos en su posición, tenía los brazos abiertos hacia ella, y ella poco a poco se fue acercando más y más a él, colocó su mejilla contra su pecho, las piernas de Hermione intentaban entrelazarse con las suyas, y la mano de Voldemort fue naturalmente desde su cabello hasta su espalda, haciendo círculos posesivos.

Esto estaba bien, era lo más humano que se había sentido nunca, incluso antes de que su cuerpo muriera, si Dumbledore le hubiera visto ahora… habría tenido serias dudas sobre sus planes, la gran serpiente, el monstruo de ojos rojos recostado en la cama, abrazando a la fiera de pelo rizado, era simplemente ridículo

Pero el Señor Oscuro podía hacer lo que quisiera, por eso había luchado tanto, por poder y ahora mismo se sentía poderoso.

Hermione estaba entre sus brazos, subió su mano derecha hacia su cuello y comenzó a acariciar su piel, el cuello, detrás de la oreja, su cabeza calva, esto le hizo sisear… si hubiera sido cualquier otro hombre hubiera sido un gruñido, pero no… esto era una serpiente.

Ella seguía buscando el calor de su cuerpo y poco a poco siguió bajando la mano, colocándola debajo de su túnica, abriéndola poco a poco con la mano, iba descubriendo su pecho, su pálida y suave piel… su mano iba acariciando y su mejilla ahora se posaba directamente sobre su piel.

Voldemort la mirada desde arriba ensimismado, seguía acariciándola sutilmente, hasta que su mano bajó directamente hasta su trasero y lo apretó con fuerza, atrayéndola aún más hacia él, estaban tan calientes que podrían haberse fundido el uno en el otro.

Hermione estaba prácticamente inconsciente, pero este momento lo iba a aprovechar, estaba tan hermosa, tan caliente, su olor le llamaba… poco a poco fue bajando la temperatura a su alrededor de tal forma que él mismo era la única fuente de calor y Hermione seguía pegada a él, acariciando su cuerpo, con sus piernas entrelazadas, soltó un pequeño suspiro, algo entre alivio y adoración, parecía decir algo entre dientes…

No podía entenderlo, Voldemort se acercó aún más a su rostro bajándose hasta estar cerca de sus labios, ligeramente entreabiertos, esos labios rojos, parecía estar cerca de dormirse, este era el momento.

Se echó hacia delante y apretó sus finos labios contra los de ella, primero en un beso casto, luego en uno más demandante, sin hacerlo profundo, solo moviendo los labios sobre los suyos, poseyéndolos hasta que su lengua rozó sus brazos, primero el de abajo, acariciando sus labios entreabiertos, sin atreverse a entrar, luego el de arriba de forma más ligera.

Hermione seguía murmurando, sin devolver el beso, aunque moviera los labios, estaba diciendo algo, Voldemort dirigió sus labios a su cuello, totalmente expuesto para él y cuando su oreja se acercó a sus labios lo escuchó.

Un susurro, lleno de deseo, de cariño, de esperanza…

"Severus"

N.A: Hola a todos, un capítulo un poco corto, se me ha ido un poco la cabeza y creo que he sacado a Voldemort del personaje pero... me gusta más así, sino sería imposible ponerle en plan romántico... Vamos a empezar a darle caña a partir de ahora.

- AstridRedHair86: no Lily aquí, yo tampoco soporto eso... Hermione vale demasiado como para ser solo eso, el clavo que saca otro clavo o lo que sea, si que creo que es algo que le pesa a Severus pero para mi es culpa que no tiene que ser romántica... P.D: veo un enfrentamiento con Bella pero no se como plantearlo...

[no team lily aquí, lo siento]

La verdad es que tengo ganas de cambiar un poco el tono de todo, esta yendo algo lento, así que vamos a bailar con los personajes y a empezar con algo de mambo..